Científicas en la sombra: Maria Sibylla Merian

Nacida en Alemania en 1647, fue una naturalista, exploradora y pintora. Estuvo casada con el pintor suizo Johann Andreas Graff, y fue madre de las también conocidas pintoras de láminas botánicas Johanna Helena Herolt y Dorothea Maria Graff.

Su padre murió cuando ella solo tenía 3 años y fue su padrastro, Jacob Marrel, quién le enseñó a pintar, grabar y dibujar. A los 13 años comenzó con la entomología capturando y pintando los insectos que se encontraba.

En mi juventud me dediqué a buscar insectos. Empecé con los gusanos de seda de mi ciudad natal de Fráncfort. Después establecí que a partir de otras orugas se desarrollaban muchas de las bellas mariposas diurnas, como lo hacen los gusanos de seda. Esto me llevó a recoger todas las orugas que podía encontrar para observar su transformación.

Maria-Sibylla Merian, en Metamorfosis de los insectos del Surinam.

A pesar de las creencias de la época, se creía desde Aristóteles que los insectos se producían por generación espontánea y por tanto la iglesia los consideraba "bestias del diablo", María se preguntaba cómo se formaban las mariposas a partir de las orugas. Ilustró todas las fases de la metamorfosis de las orugas y las publicó en su libro La oruga, maravillosa transformación y extraña alimentación floral, que es su segunda gran obra. En este libro presenta los distintos estadios de desarrollo de las distintas especies de mariposas sobre las plantas de las que se alimentan.

Ilustración de la obra  Metamorfosis de los insectos del Surinam .

Ilustración de la obra Metamorfosis de los insectos del Surinam.

Se mudó a Holanda al separarse de su marido, y es aquí donde se relaciona con el gobernador de Surinam, lo que le permitió estudiar desde Holanda la fauna y flora tropical de Surinam gracias a los ejemplares que recibía desde allí. A pesar de qué sus amigos se lo desaconsejaron, Maria viajó a Surinam con su hija más joven, dibujando e inmortalizando las metamorfosis de los insectos tropicales de allí y realizó un gran número de dibujos y acuarelas. En 1701 se contagió de malaria y debió interrumpir su viaje y volver a Ámsterdam y allí terminar los trabajos sobre los insectos de Surinam.

En su época, este tipo de viajes científicos, que hoy consideramos normales, eran toda una excentricidad, así que María no era muy bien vista por los científicos contemporáneos. Pero gracias a estos viajes pudo describir como era la naturaleza realmente, por ejemplo, que cada oruga depende de un pequeño número de plantas para su alimentación, y que, por lo tanto, los huevos eran puestos cerca de esas plantas.

Su labor en el mundo de la entomología fue ignorada durante mucho tiempo pero hoy esta considerada como la precursora la entomología moderna. Actualmente la especie Catasticta sibyllae, lepidóptera de Panamá recientemente descrita, lleva su nombre en honor a los aportes de Maria Sibylla Merian para la entomología neotropical.

Desde narcolépticos os traemos un poquito de su historia y sus maravillosa ilustraciones, consideradas obras de arte a día de hoy.