Drogalépticos: Naked Lunch

Naked Lunch es una película de misterio-fantástica y drama, un poco de todo, escrita y dirigida por David Cronenberg y basada en la novela homónima de William S. Burroughs.

William Lee -seudónimo de Burroughs en su primera novela, Yonqui (o Junkie en el original en inglés)- es un exterminador de plagas que descubre que su mujer le está robando insecticida para drogarse. Lee es arrestado y en la jefatura cree estar alucinando a causa de una prolongada exposición al insecticida, dado que ahí conoce y escucha a un insecto gigante que, pasándose por su superior, le asigna la misión de asesinar a su esposa (Joan Lee), ya que, según el insecto, es una agente de una organización secreta llamada Interzona. William Lee, en su intento por librarse de la alucinación, desuella al insecto e ignora sus instrucciones.

Piretroides

Esta familia de moléculas es la más importante dentro de los insecticidas. A ella pertenece por ejemplo la permetrina que a muchos os sonará como uno de los componentes de las lociones antipiojos. A día de hoy estas moléculas son sintéticas pero se basan en un insecticida natural que producen los crisantemos llamado piretrina que se usaba desde 1850.

Los piretroides actúan sobre el sistema nervioso de los insectos, también en de los humanos y de ahí su uso recreativo. Permanecen en el ambiente más tiempo que las piretrinas ya que se ha modificado su estructura para que sean más estables a luz y el calor; pero a pesar de esto son relativamente biodegradables; se quedan en las capas superficiales del suelo al no ser solubles al agua por lo que no pasan a los acuíferos subterráneos.

insecticidas_pubertad-680x490.jpg

Actúan generando una alteración de la transmisión del impulso nervioso. ¿Como lo hacen?

Modifican el canal de sodio de la membrana nerviosa y se clasifican en I y II, según posean o no un grupo ciano en su estructura. Los I inducen picos de descargas en los nervios sensoriales y en los nervios motores y en las interneuronas dentro del sistema nervioso central. Los compuestos de tipo II despolarizan el potencial de las membranas de los axones, esto reduce la amplitud del potencial de acción y lleva a la pérdida de excitabilidad eléctrica.

Esto ocurre porque prolongan la corriente que fluye por los canales de sodio al hacer más lento o al impedir el cierre de los canales.

Como modifican estos impulsos nerviosos en el sistema nervioso central son mortales para los insectos pero en humanos pueden producir alucinaciones y es por esto que se usa como droga; en la película el protagonista alucina con un insecto gigante. Pueden usarse solos o acompañados con otra droga; en EEUU a principios del años pasado se detectaron varios casos de su consumo junto con marihuana, cocaína… ya que producen lo que llaman un “subidón repentino” debido a esas modificaciones nerviosas que potenciaron los efectos alucinógenos de las drogas a las que acompaña.