Galicia, lugar privilegiado para el eclipse lunar.

La noche del domingo al lunes 21 podremos disfrutar de un eclipse lunar total, sí la meteorología nos lo permite.

¿Qué es un eclipse lunar? 

Se trata de un evento astronómico en el que "Los tres cuerpos celestes, la Tierra, el Sol y la Luna, deben estar exactamente alineados o muy cerca de estarlo, de tal modo que la Tierra bloquee los rayos solares que llegan al satélite; por eso los eclipses lunares solo pueden ocurrir en la fase de luna llena"

Los eclipses lunares se pueden clasificar en función del nivel de ocultación, es decir, pueden ser parciales (solo una parte de la Luna esta oculta), totales (toda la superficie lunar entra en el cono de sombra terrestre) y penumbrales (la Luna entra en el cono de penumbra de la Tierra).

Un eclipse lunar puede ser visto desde casi cualquier punto terrestre y su duración es mucho mayor que, por ejemplo, los eclipses solares. 

eclipse-total-luna.png

Galicia será uno de los pocos lugares donde podremos contemplar todas las fases del fenómeno ya que en las zonas situadas más al este la luna se ocultará antes de que acabe el fenómeno. La fase de penumbra comenzará a las 3:35 hora peninsular y el ocultamiento total se producirá hacia las 5:39.

En este eclipse veremos a la luna con un tono rojo, esta misma coloración es la que podemos apreciar en amaneceres y atardeceres. Se debe a que la luz blanca se descompone en contacto con la atmósfera; el azul se dispersa tanto que no alcanza el ojo humano y aparece el color que viene a continuación, el rojo. En la antigúedad se denominada Luna de Sangre, a día de hoy también se usa este término y cuando aparecía generaba todo tipo de supersticiones.

Los hindúes explican los eclipses de lunares mediante el mito de Rahu. Los semidioses y los demonios batieron el océano de leche (uno de los siete exóticos océanos lejanos, dentro de este mismo planeta) para extraer el néctar de la inmortalidad. Cuando éste se produjo, una forma femenina del dios Vishnú los hizo formar fila. Primero le entregaría un trago a cada semidiós y luego repartiría el resto entre los demonios.

Rahu entonces adoptó forma de semidiós para participar en la primera dosificación de néctar. Cuando le tocó su turno y levantó la copa para tomar una gota de néctar, Soma (dios de la Luna) se dio cuenta de la impostura y avisó a Vishnú, quien le cortó la cabeza al demonio con su disco chakra. Como Rahu ya tenía la gota de néctar en la boca, su cabeza se volvió inmortal, quedó colgada de la bóveda celeste y cada tanto se come a la Luna en venganza.

Cuando sucede un eclipse, los hindúes se ocultan temerosos en sus casas, ya que lo consideran un acontecimiento "inauspicioso" (a-shubha).

¿Vais a trasnochar para verlo? Si es que sí nos encantaría que nos mandarais fotos del momento a través de nuestras redes sociales.