Síndromes raros: Síndrome de Balint

Se caracteriza principalmente por problemas a la hora de fijar la mirada y de calcular distancias, seguramente debido a una lesión cerebral.

Este síndrome fue descrito por primera vez por un neurólogo búlgaro llamado Rudolph Bálint. Descubrió los síntomas en un paciente y los asoció a lesiones de origen parietooccipital bilaterales, que se descubrieron en el cerebro de ese paciente durante la autopsia.

Su sintomatología afecta a la visión y provoca: 

  • Ataxia óptica y potenciales problemas en el cálculo de distancias relacionados a esta.

  • Parálisis psíquica de la mirada también llamada ataxia ocular, apraxia de la mirada o apraxia oculomotora.

  • Trastorno general de la atención visual.

  • Simultanagnosia, el sujeto no es capaz de observar más de un objeto a la vez sin que los anteriores desaparezcan del campo perceptivo. Por esto es frecuente que exista un elevado grado de desorientación en el espacio.

  • Agnosia visual. Es incapaz de entender o identificar lo que está viendo y que puede dar lugar a fenómenos como la prosopagnosia o ausencia de reconocimiento de caras.

Con todo esto la capacidad de coordinación motora está gravemente afectada, al no poder enfocar nuestra mirada no tenemos percepción, con lo cual nuestros movimientos son poco certeros. 

hombre-mirandose-mano.jpg

Las causas de las lesiones cerebrales en la zona occipital pueden ser muy variadas, desde accidentes cerebro-vasculares a traumatismos; también por enfermedades neurodegenerativas como la demencia.

Como os podréis imaginar la calidad de vida de estas personas en muy baja, tienen problemas para vestirse, alimentarse, no pueden conducir o manejar maquinaria pesada y debido a la agnosia también tienen serias dificultades para comunicarse. Todo esto les lleva a depresión, ansiedad y angustia.

El tratamiento consiste principalmente en realizar una rehabilitación enfocada en recuperar las capacidades perdidas , es decir, un enfoque centrado en la terapia ocupacional que permita disminuir las dificultades del paciente y potenciar sus habilidades y tratamiento psicológico en los casos requeridos.

Es posible lograr cierto nivel de recuperación si bien dependerá del tipo de lesión, el estado de las neuronas dañadas y el uso de estrategias que permitan recuperar o compensar o las funciones típicas de las áreas lesionadas.