Dilemas, Dilemas... Mejor Trilemas

Hoy en dilemas, dilemas... ¡¡¡No hay dos sin tres!!! 

Si en los dilemas nos planteaban dos opciones en los trilemas, cómo os podéis imaginar, nos dan 3 opciones... Te doy un tréh!  

En los trilemas nos plantean 3 opciones que pueden ser o aparentar ser contradictorias entre sí o conducen a resultados distintos. La primera vez que se utilizó el término fue en 1672 por el predicador inglés Philip Henry, y más tarde, en 1725 y aparentemente sin relación con el anterior, por el predicador Isaac Watts. Os voy a poner tres de ejemplos de trilemas que me parecen interesantes…

El «trilema de Žižek» es una formulación humorística de la incompatibilidad de ciertas virtudes bajo una estructura ideológica restrictiva. A menudo atribuida al filósofo Slavoj Žižek, en realidad sólo fue citada por él, la fuente era anónima:

Uno no puede sino recordar aquí una fórmula de la vida bajo un estricto régimen comunista: De estas tres características —honestidad personal, apoyo sincero al régimen e inteligencia— sólo era posible combinar dos, nunca las tres. Si uno es honesto y apoya al régimen, no puede ser muy brillante; si uno es brillante y apoya al régimen, no se está siendo honesto; si uno es honesto y brillante, no se apoya al régimen.

¡Ojo! Este trilema podría aplicarse a cualquier régimen totalitarista.

Un clásico entre los clásicos es el Trilema de Epicuro, filosofo griego, en donde mediante 3 preguntas se cuestiona la omnipresencia y la omnibenevolencia de Dios.

  • ¿Quiere Dios prevenir el mal, pero no puede?, Entonces es impotente.

  • ¿Puede, pero no quiere? Entonces es malévolo.

  • ¿Puede y quiere?, entonces ¿de dónde sale el mal?

Aunque tradicionalmente se atribuye a Epicuro, se ha sugerido que el trilema es el trabajo de un escritor escéptico, probablemente Carnéades.

A menudo en los estudios de filosofía se conocen las discusiones y debates relacionados con este trilema como referentes a “el problema del mal”.

Y por último, el Trilema de Münchhausen, que fue acuñado a mediados del siglo XX por el filósofo popperiano Hans Albert, y refiere al Barón de Münchhausen, que os sonará por el síndrome que lleva su nombre, quien decía, entre otras muchas exageraciones y mentiras, haber escapado de un pantano tirando de sí mismo. Por otra parte, el término más tradicional es el de «trilema de Agripa».

“ Juan sospecha que Venus es el segundo planeta a partir del Sol, pero no está del todo seguro. Para confirmar su sospecha, Juan se dirige al artículo acerca del sistema solar en Wikipedia. Allí lee que Venus es el segundo planeta a partir del Sol, de modo que al parecer, su creencia ha pasado a estar justificada, y por lo tanto Juan ahora sabe que Venus es el segundo planeta a partir del Sol. Sin embargo, Juan ha oído hablar acerca de los vándalos en Wikipedia, así que se pregunta si la información en el artículo estará justificada. ¿De dónde provino el texto que acaba de leer? Para responder a esa pregunta, busca en el artículo una nota al pie que indique la fuente de la afirmación. La encuentra, y Juan busca el libro fuente, con la firme intención de verificar la información. Sin embargo, cuando lo hace, Juan se pregunta si la información en ese libro está justificada. ¿De dónde provino? Juan entonces contacta al autor del libro, quien le dice que efectivamente, Venus es el segundo planeta a partir del Sol. Pero aun así, Juan se pregunta si la creencia del autor estará justificada. ¿Dónde lo leyó? ¿Acaso en Wikipedia? ¿O quizás en otro libro? A fin de cuentas, es muy improbable que él mismo haya hecho las observaciones necesarias para confirmar el dato. Juan entonces compra un telescopio, decidido a confirmar él mismo su creencia. Pero aún entonces, Juan se pregunta si puede confiar en el telescopio, o en los libros que compró para aprender a mirar el cielo nocturno, o incluso en su propia vista.

Hay algunos trilemas más, así que si os ha gustado el mes que viene os puedo contar alguno de los que se han quedado en el tintero…