Tendencias: Así será... EL TURISMO #3

Empezamos esta serie de posts hablando de tecnología, luego pasamos a hablar de cultura, y hoy nos centramos en los VIAJES Y EL TURISMO.

LOS MONUMENTOS HAN CAMBIADO

Sean o no instalaciones permanentes, los monumentos se están construyendo a gran escala y con la intención de entretener: que sean interactivos y que se pueda jugar con ellos. Se busca que sean más democráticos y, también, más instagrameables. Su mega-diseño los quiere convertir en iconos arquitectónicos. Como ejemplos: las escaleras sobre el Hudson en NY, la mastaba de Hyde Park, el león rojo gigante en Trafalgar Square… o nuestro Dinoseto ;)

EL TURISMO HIPER-FOCALIZADO

El turista medio es ya muy experimentado, y las principales ciudades se las ha recorrido al menos una vez. La búsqueda de historias está superando a la búsqueda de destinos: en los 2000 y 2010 estaba de moda competir por ver quién hacía más viajes, ahora se presume de haber vivido las experiencias más rebuscadas en ellos.

Las webs y revistas de viajes lo saben y están adaptando su contenido. Uno de los filones es “vivir la experiencia local”. Algo como “de nada sirve haber venido a España si no te has hecho tu propia tortilla de patatas”. Se crean tours para descubrir lo que conocen y aman los locales, para que dejes de ser tú y empieces a ser como ellos. Salirte del “circuito turista” sí te hace escapar de tu rutina y sentirte parte de las historias de un barrio o una ciudad.

Aprender a hacer un cheesesteak en Philadelphia, hablar con un robot en Tokio, cocinar cuscús con una familia de Tánger…

Aprender a hacer un cheesesteak en Philadelphia, hablar con un robot en Tokio, cocinar cuscús con una familia de Tánger…

HOTELES QUE SON UNA AVENTURA

Con el empuje de Airbnb (donde no sólo hay habitaciones para un finde sino también auténticas mansiones o casas pintorescas) los hoteles se están quedando atrás. Así que una de sus bazas es construirse como una vivienda nunca lo habría podido hacer. Como ejemplos: un hotel en Suiza en el que puedes esquiar en sus tejados (Hôtel des Horlogers), un hotel bajo el agua en Maldivas (The Muraka)… eso sí, a 50.000 $ la noche.

EL TRANSPORTE RECUPERA PROTAGONISMO

El transporte ha sufrido una caída “de glamour” con la democratización de los viajes y los vuelos low cost. Nos subimos a los aviones como quien se sube a un autobús y tenemos tanto entretenimiento en vuelos largos que no nos da tiempo a sentir las distancias. Pero hay tres tendencias en transporte que quieren cambiar eso.

La menos rompedora lleva ya tiempo entre nosotros: a los millennial-xennials les encanta recorrerse el mundo en furgoneta, autocaravana o todoterreno. Sólo en 2017 hubo un aumento de 2.6 millones de campistas en EEUU y Canadá, siendo el 40% de ellos menores de 40 años.

Una evolución en la emoción de volar la representan los vuelos supersónicos. Sí, has oído bien. Atrás quedó el Concorde. La NASA y Lockheed Martin, Aerion, Spike Aerospace, Boom Supersonic… están compitiendo por llegar al consumidor final alrededor de 2023.

Y cerramos con los coches. De los coches autónomos… a los coches autónomos con habitáculos para descansar, para tomar algo, para dormir… Volvo, IKEA, o estudios de diseño como Aprilli Design Studio.