El Asunto de los Venenos, los envenenamientos en la corte de Luis XIV

Durante el reinado de Luis XIV, el rey Sol, se puso de moda el veneno como método de asesinato, hasta el punto de que se formó una enorme red de alquimistas que vendieron sus servicios a la aristocracia francesa, cuando saltó el escándalo en 1680, se formó el tribunal de la Cámara Ardiente, pero al estallar un escándalo aún mayor que implicaba a una de las amantes del rey se intentó soterrar todo.

A partir de 1670 empezaron a aparecer casos de envenenamiento entre las familias aristocráticas francesas, bien por asuntos de herencias, política o celos, provocando un sentimiento de pánico entre los nobles, que tenían terror a poder ser envenenados.

La cosa se puso más seria en 1677, cuando ya habían muerto unos cuantos, al arrestarse a Magdelaine de La Grange y Louis de Vanens por la muerte de un rico abogado y el intento posterior de quedarse con su herencia, la policía al interrogarlos descubrió una enorme red de envenenadores y alquimistas que se dedicaban al asesinato, la brujería y la extorsión, más tarde a Vanens incluso se le acusó de participar en el envenenamiento de Carlos Manuel II, Duque de Saboya.

Retrato ecuestre de Luis XIV

Retrato ecuestre de Luis XIV

Una de las envenenadoras más famosas fue Catherine Monvoisin, conocida como La Voisin, que se había hecho famosa como adivinadora y que contaba entre sus clientes a algunos de los más importantes nobles de la época. Pronto se dio cuenta de que la mayoría de sus clientes buscaban o el amor de alguien o su muerte, por lo que empezó a fabricar venenos y pócimas y  a realizar misas negras para darle más énfasis a sus conjuros en las que se llegaron a sacrificar bebés.

La Voisin era tan famosa que acudió a ella Madame de Montespan, que supuestamente pidió   pócimas de amor y misas negras a La Voisin para ella. Madame de Montespan fue la principal amante del Luis XIV desde 1667 a 1679 siempre, según las malas lenguas y las habladurías, contando con la ayuda de La Voisin, y cuando el rey la cambió por una nueva amante, supuestamente se cuenta que ordenó a La Voisin que lo envenenara tanto a él como a su nueva amante, Madame de Maitenon. Pero esta, a pesar de que preparó el veneno, no tuvo ocasión de usarlo contra el rey ni su amante.

Retrato de La Voisin

Retrato de La Voisin

Poco tiempo después estalló el escándalo de los envenenamientos tras las pesquisas de las autoridades francesas y La Voisin fue una de las detenidas junto a otros muchos adivinos y alquimistas. A diferencia de otros, como se sabía que La Voisin tenía información privilegiada de personajes de la corte real, no fue torturada y se le trató bastante bien durante el tiempo que estuvo encarcelada, pero como muchos otros, fue encontrada culpable de brujería y quemada en 1860.

El resto de los supuestos envenenadores sufrió torturas en la cárcel, confesando numerosos delitos y delatando a un número ingente de clientes. La llamada Cámara Ardiente, el tribunal especial para juzgar estos casos, investigó a casi 400 personas de las que se arrestó y declaró culpables a 218 de ellas, condenando a muerte a 34 y mandando a 5 a galeras y exiliando a otros, amén de todos aquellos que murieron durante los interrogatorios. Además el rey mandó al exilio a unos cuantos nobles implicados.   

Retrato de Madame de Montespan

Retrato de Madame de Montespan

Todo el tema del Asunto de los Venenos fue tapado en 1682 cuando Marguerite Moivosin, la hija de La Voisin, confesó la relación de su madre con Madame de Monstespan, que sólo venía a reforzar otras confesiones que ya se tenían, lo que ocasionaría un enorme escándalo, por lo que el rey decidió tapar todo el asunto y cerrar la investigación mandando a la cárcel de por vida a más de 70 de los acusados que aún no habían sido juzgados para silenciarlo todo.

Madame de Monstespan corrió mejor suerte, a pesar de las acusaciones nunca fue juzgada, y aunque perdió el favor real, siguió viviendo en el Palacio de Versalles disfrutando de una vida privilegiada.

*la foto de portada es de la serie Versalles, donde Anna Brewster interpreta a Montespan, que se reúne con una mujer que se parece mucho a La Voisin