Los hijos de Zeus

En la mitología griega, Zeus es el dios principal, señor del Olimpo y dios de dioses. Su principal característica, además de los rayos, es su asombrosa capacidad para esparcir su semilla entre sus numerosas amantes y haber engendrado una enorme cantidad de descendencia, echémosle un vistazo.

Hera, además de su hermana, era su mujer (el incesto entre dioses no estaba mal visto), sus hijos fueron todos dioses principales. Destaca Ares, dios de la guerra, la valentía, la fuerza y la virilidad, pero también de la violencia y la brutalidad. Además de luchar mucho y ser muy bruto, tenía el mismo gusto por el género femenino que su padre, llegando a tener unos 30 hijos, Junto a él, muchas veces iba su hermana Enio, siempre cubierta de sangre, la destructora de ciudades. También hay que recordar a Ilitía, diosa de los nacimientos y Hebe, diosa de la juventud. Hefesto, el dios cojo del fuego y la forja, que era tan feo que lo tiraron del Olimpo abajo.

Atenea y Heracles en un dibujo en cerámica

Atenea y Heracles en un dibujo en cerámica

Zeus tuvo muchísimos más hijos, como Atenea, la diosa de la guerra, la sabiduría, la ciencia, la justicia y un montón de cosas geniales más. La favorita de su padre, nacida de su cabeza tras sufrir Zeus una terrible migraña tras comerse a la titán Metis, Hefesto se la abrió y de allí salió Atenea, completamente adulta y armada para la guerra, profiriendo un grito de batalla, más épico que esto, poco.

Con la titán Leto (que las pasaría putísimas por los celos de Hera), Zeus tendría dos mellizos, Apolo, uno de los dioses más poderosos, dios del arte, de la belleza, de la perfección, del Sol, de la curación, pero también de las enfermedades y plagas, Apolo, es sin duda el niño bonito de los dioses y uno de los más reverenciados. Su hermana era Artemisa, la diosa de la caza, la naturaleza salvaje, la virginidad y las doncellas, la diosa virgen era también comadrona y una experta cazadora.

Apolo y Artemisa

Apolo y Artemisa

Hermes fue el hijo de Zeus con Maya, una de las pléyades, las hijas del titán Atlas. Dios de los viajes, el comercio, la astucia y de los ladrones y mentirosos. Nada más nacer se escapó para robar e inventar cosas, como la lira que le daría a Apolo, y ahí siguió, siempre mediando entre los dioses y haciendo de las suyas.

Zeus tuvo a Perséfone con Demeter, la diosa de la agricultura y hermana suya. Perséfone era la diosa del inframundo, tras ser raptada por un aburrido y cachondo Hades para ser su esposa, cosa que deprimió a su madre y trajo el invierno, al final llegaron a un pacto, y Hades la deja salir unos meses al año, y como su madre se pone contenta, llegan la primavera y el verano.

Sémele era la hija del rey de Tebas y nieta por parte materna de Afrodita. Zeus se encaprichó de ella y cuando se quedó embarazada, tras una treta de Hera, Zeus la incineró sin querer, por lo que salvó a su hijo nonato y se lo cosió al muslo para que terminara de gestarse. El niño era Dionisio, dios del vino y la fertilidad. Normal que con semejante nacimiento se diera a la bebida…

El rapto de Perséfone, de Anthoni Schoonjans

El rapto de Perséfone, de Anthoni Schoonjans

Perseo es uno de los grandes héroes, hijo de la mortal Danáe que se quedó preñada tras convertirse Zeus en lluvia dorada. Perseo es famoso por correr muchas aventuras y matar a Medusa.

Heracles es el gran semidios de la antigüedad, hijo de Alcmena (nieta de Perseo), y de Zeus tras hacerse pasar por su marido Anfitrión. Heracles, más bruto que nadie, realizó los Doce Trabajos y vivió muchas más aventuras, solucionando casi todas a base de hostias.

Tras convertirse Zeus en cisme y hacer un trío con los reyes de Esparta, Tirandeo y Leda (a Zeus le iban todas las perversiones). Leda puso dos huevos, de uno nacieron los mortales Clitemnestra y Cástor, hijos de Tirandeo, y del otro, Helena y Pólux, hijos de Zeus. Helena era irremediablemente guapa, lo que provocó un montón de peleas entre pretendientes y raptos, que llegarían a su momento álgido con la Guerra de Troya. Pólux, siempre con su hermano Cástor, fueron conocidos como los Dioscuros, dos héroes mellizos que vivieron un montón de aventuras.

Los Dioscuros en la Violación de las hijas de Leucipo  de Peter Paul Rubens

Los Dioscuros en la Violación de las hijas de Leucipo de Peter Paul Rubens

Tras secuestrar a la fenicia Europa convertido en un toro blanco y llevarla a Creta, tuvo tres hijos con ella, Minos fue el gran rey de Creta y su hijo sería el minotauro, Radamantis terminó siendo uno de los jueces de los muertos y Sarperdón fue amante de Mileto, hijo de Apolo, y le ayudó a fundar la ciudad que lleva su nombre.

Por último están las 9 musas, hijas de Mnemóside, diosa de la memoria. Son las inspiradores de todas las formas de arte: Calíope, musa de la poesía épica, la belleza y la elocuencia, Clío, musa de la historia, Erató, musa de la poesía amorosa, Euterpe, musa de la música, Melpómene, musa de la tragedia, Polimnia, musa de la poesía y música sacra, Talía, musa de la comedia, Terpsícore, musa de la danza y Urania, diosa de la astronomía y las ciencias exactas.