La Batalla de Salsu, una trampa mortal.

En el año 612, el emperador chino Yangdi, de la Dinastía Sui intentó conquistar el reino coreano de Gogurieo, acabó cayendo en una trampa que le costó la vida a más de 300000 de sus soldados.

Yangdi era un emperador expansionista y ambicioso, y esto mismo fue su fin. En el 612 decidió montar un ejército enorme (se habla de 1 millón de soldados) para tomar el reino fronterizo de Gogurieo, que ocupaba el actual noroeste chino y parte de la península de Corea. 

El Emperador Yangdi

El Emperador Yangdi

La Dinastía Sui llevaba en el poder desde el 589 cuando unificó de nuevo China y desde el 598 tenía problemas con el reino de Gogurieo, que se negaba a pagar tributos a diferencia del resto de los reinos vecinos. Yeongyang, su rey, creía estar a la altura del emperador chino y se negaba a rendir pleitesía, incluso desafiaba a los chinos atacando la frontera en pequeñas escaramuzas. Una primera campaña contra Gogurieo no reportó ningún beneficio a los chinos, que perdieron muchos hombres por culpa de enfermedades.

Tras salir de Pekín, el monstruoso ejército chino fue dividido en dos al llegar al reino enemigo, el Ejército Izquierdo, bajo el mando imperial y el Ejército Derecho, mucho más pequeño, que quedaría en retaguardia. Una parte del ejército asedió la ciudad de Yodong y cuando esta cayó quedó clara la inoperancia de un ejército tan enorme, el comandante que rindió la plaza no podía aceptar la rendición por él mismo sino que mandó mensajeros al emperador, mientras se hacían estas gestiones que eran muy lentas, los defensores se rearmaron y echaron a los soldados chinos.

El reino coreano de Gogurieo

El reino coreano de Gogurieo

El tiempo pasaba y los chinos no conseguían avances, las ciudades coreanas estaban demasiado bien defendidas incluso para un ejército así, además la intendencia para controlar y alimentar a semejante número de personas hacía imposible una campaña larga, así que el emperador decidió atacar la capital, Pyongyang, con 305000 hombres del Ejército Izquierdo y 120000 del Ejército Derecho que llegaron por mar como refuerzo.

Pero los coreanos no se lo iban a poner fácil y atacaron y hostigaron a los chinos, impidiendo que el Ejercito Derecho pudiese desembarcar en condiciones, para más tarde retirarse y hacerles caer en una trampa a los muros de la ciudad que provocó numerosas bajas del lado chino. Por otro lado, al Ejército Izquierdo no le iba mucho mejor, sin apenas suministros por los ataques coreanos se quedaron sin opciones de llegar a la capital. Ambos países intentaron engañarse a base de acuerdos falsos y movimientos de tropas, pero la situación seguía en empate lo que provocaba que el ejército chino estuviese en una situación bastante desesperada, así que al final el emperador Yangdi aceptó la oferta de paz del rey coreano, Yeongyang, y mandó al ejército retirarse.

Imagen de la Batalla

Imagen de la Batalla

Pero todo esto era una trampa de los coreanos, que no estaban dispuestos a dejar marchar a los chinos tan fácilmente después de esta invasión, los 300000 soldados marchaban de vuelta teniendo que cruzar el río Salsu (actual río Chongchon) donde les esperaba su fin. Los coreanos habían construido río arriba una enorme presa, que abrieron en ese momento, provocando una riada que se llevó por delante a sus enemigos, los supervivientes fueron después atacados por la caballería enemiga. Apenas consiguieron escapar 2700 soldados. Una derrota brutal para el Imperio Chino. 

Aún así, el emperador mandó atacar durante los dos años siguientes de nuevo a Gogurieo, sin conseguir absolutamente nada. Al final tanto desgaste le pasó factura, y estalló una revolución por todo el Imperio que acabó con el emperador y con la dinastía en el año 618.