Galicia, tierra de palmeras

Palmeras y Galicia...? Para alguien que no haya viajado un poco por la zona, puede parecerle una incongruencia.

La palmera se asocia a zonas tropicales (Florida, Cuba, Bahamas, Puerto Rico...), cultivadas en terrenos cálidos y con alta humedad. Por su lado, Galicia se asocia a viento, frío y lluvia.

Pues bien: ni Galicia es Invernalia (recordemos este post sobre el microclima de la zona de Vigo) ni las palmeras son tan "delicadas" que no pueden adaptarse a nuevos climas.

Y las hay. A montones. Y el origen de este cultivo es parte de nuestra historia.

Como muchos sabréis, Galicia es una tierra de emigrantes: la primera gran emigración se produjo en el siglo XIX, pero ha seguido y sigue habiendo. Huyendo de la hambruna, de la falta de trabajo, de las presiones políticas, en búsqueda de progreso social... hasta que en 2015 se contabiliza que la colonia de Galicia en el exterior supera el medio millón de personas con emigrantes y nacionalizados.

Y una buena parte de esta colonia se sitúa en Latinoamérica: Argentina, Brasil, Venezuela, Uruguay y Cuba. De ahí el origen de las palmeras en Galicia. Porque cuando los "indianos"* regresaban de vivir emigrados, lo primero que hacían era plantar palmeras delante de sus casas. Como estos árboles eran caros y requerían muchos cuidados, se convertían en un símbolo de estatus y poderío.

Poco a poco, esta tendencia fue trascendiendo al ámbito público. ¿Por qué? Porque los indianos se encargaron también de construir las escuelas, lavaderos, fuentes, hospitales, cines y mercados que no construía el Gobierno de entonces. Y adornaron estos espacios públicos con palmeras, su sello distintivo.

Cerramos el post hablando del Proyecto Palmera, que está catalogando y conservando las procedentes de Cuba. Aquí un artículo.

Y es que su conservación es un tema de rabiosa actualidad desde que a principios de 2013 se detectaron en Gondomar (Pontevedra) larvas del escarabajo conocido como "picudo rojo" en algunas palmeras. Pero fue en 2015 cuando la plaga empezó a devastar este patrimonio biológico y cultural: "De pronto aquí en Vigo cayeron muchísimas de golpe, y muy antiguas. Palmeras que estaban delante de hoteles del siglo XIX y en casas de indianos".

Parece ser que el picudo entró por Motril (Granada) en los años 90 como consecuencia del boom urbanístico: los especuladores importaron palmeras datileras que venían del norte de África cuando se acabaron las de los viveros y en sus hojas venía el picudo.

En este enlace tenéis mucha info sobre esta plaga, para la que a día de hoy aún se debate cómo poner remedio.

* indiano: denominación coloquial del emigrante español en América que retornaba rico.

Imagen portada: https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=18275706