Lo que sucede mientras Evan se aburre...

Lo que sucede mientras Evan se aburre...

Estados Unidos posee más de un arma por habitante

Estadísticamente esto es cierto: en 2009 el Servicio de Estudios del Congreso de EEUU cifraba en 310 millones las armas de fuego en posesión de los ciudadanos, siendo ese año la población total de 306,8 millones de personas.

Además esto es coherente con la Segunda Enmienda de su Constitución (el derecho de los ciudadanos a portar armas de fuego). Esta enmienda data de 1791. Y ni siquiera hablaba del derecho individual a portar armas, sino vinculado a la participación en fuerzas de defensa colectivas. Pero en en 2008 el máximo tribunal cambió su cobertura y estableció que esta Segunda Enmienda sí ampara el derecho individual. Gobernaba George W. Bush.

Más datos contundentes: sólo en 2013 se vendieron 16,3 millones de armas de fuego. Y en 30 de sus 50 estados un menor de edad no puede tener legalmente una pistola pero sí un rifle o una ametralladora. Además, aunque los negocios de ventas de armas están obligados a realizar una revisión de antecedentes para determinar si una persona es apta, si el FBI no responde en el plazo de 72 horas se considera que la compra está autorizada.

Pero no todos sus habitantes tienen armas: en los años 80 el 50% de las familias de EEUU tenía un rifle, escopeta o pistola en su casa. Ahora sólo el 32%. Es decir, quienes las tienen, cada vez acumulan más cantidad de ellas.

Tampoco todos sus habitantes creen que ese derecho sea algo positivo: su tasa de homicidio es siete veces superior a la tasa de homicidios combinada de los 22 países con mayores ingresos. Y es que se estima que cada año 30.000 personas pierden la vida en suicidios, homicidios y accidentes con armas de fuego, pero además esta cifra se multiplica exponencialmente si tenemos en cuenta a las miles de personas que resultan heridas o son intimidadas.

Y sí, se ha demostrado ya que cuantos más antecedentes penales frenen la compra de armas,  más se reducen los homicidios; y tambien que las muertes por homicidio bajan cuando los estados aplican más restricciones.

Pese a ello, de momento ha resultado imposible cambiar la ley de manera contundente. Lo intentó Obama y lo intentan cada día sus muchas organizaciones en contra del derecho a portar armas de fuego (Campaña Brady para Prevenir la Violencia Armada, Coalición para Prevenir la Violencia Armada...). Se ha llegado incluso a "becar" con 1.000 dólares al mes a jóvenes exconvictos o vinculados al mundo de las bandas callejeras por no cometer un crimen con arma de fuego.

Pero en contra están el movimiento por los derechos de las armas (NRA: Asociación Nacional del Rifle) y todo el "gun lobby". La primera cuenta con un presupuesto anual de 250 millones de dólares para promover una imagen positiva de las armas en la vida pública. Y el segundo presiona para prevenir, aminorar o eliminar restricciones sobre el uso o la tenencia de las mismas. A la NRA se la considera uno de los grupos de presión más influyentes del país y la pieza clave de ese gun lobby.

Aún así, las distintas organizaciones no desisten y tratan de concienciar a la población con campañas magníficas como esta de la Sandy Hook Promise, una ONG en honor a las víctimas de la matanza en una escuela infantil de Connecticut en 2012:

Here's a pretty amazing ad from BBDO New York, with a mystery at its core. At the outset, we meet Evan, a high school kid who can't wait for summer break. He's so bored that he begins etching words into a table in the library.