100 años construyendo barcos

100 años construyendo barcos

Cardama cumple este año sus 100 años de existencia. Este astillero de Vigo comenzó su andadura en 1916 y queremos repasar su historia, empezando por saber qué ocurría en la ciudad por aquel entonces.

En esos momentos, la población de Vigo es de 41.500 habitantes (ahora somos 300.000...!). La ciudad tenía registradas 46 fábricas conserveras (de las 106 que había en toda Galicia). Ya están inaugurados el Mercado del Progreso y la nueva estación de viajeros del puerto (en el muelle de piedra de A Laxe). Ya está en activo la Compañía de Tranvías Eléctricos, que da servicio desde 1911 y une la ciudad con Bouzas, Samil, Pereiró, Lavadores, Cabral, Teis y Chapela. Pero aún no ha comenzado el plan general de ampliación del Puerto de Vigo que contempla muelles nuevos en el Berbés y Arenal (a base de ganar superficie al mar con nuevos rellenos).

Francisco Cardama Godoy empezó trabajando en el astillero de su padre, pero en 1916 decide fundar el suyo propio viendo que era un negocio que prosperaba en la ciudad. Las primeras reparaciones y construcciones eran en madera, pero los nuevos materiales que iban surgiendo (acero remachado, acero soldado...) exigían una renovación a un ritmo tan rápido que no pudo seguir, así que se centró únicamente en las reparaciones durante 50 años.

Del pescado en salazón y en conserva se pasó al pescado congelado, y Cardama seguía siendo testigo y actor de todos los cambios que vivía la ciudad. Las reivindicaciones obreras, el glam rock y el punk de tantos grupos que surgieron en los 80-90, el ascenso a Primera del Celta en 1992...

Ya en el año 2000 se fusiona con el astillero Asgalo y es entonces cuando retoma su actividad de constructor de nuevas embarcaciones. Desde entonces se ha consolidado como uno de los constructores navales más prolíficos de España, construyendo gran variedad de buques principalmente para países Europeos y Africanos.

Y si habéis pasado por Bouzas en algún momento desde Junio de este año, veréis el mural que decora la pared que da a Beiramar. Éste es obra del grafitero Powone (Antonio Barbará), un artista muy prolífico en Vigo (ya os contamos en este post la gran importancia que tiene el grafiti en nuestra ciudad).

Su mural recorre la historia del astillero a lo largo de 100 metros. El objetivo: "plasmar la evolución de la empresa desde la madera hasta el metal"