Pedro el Grande, el reformador de Rusia

Pedro el Grande está considerado uno de los mejores zares de la historia de Rusia, modernizó un país atrasado y lo convirtió en una potencia europea a tener en cuenta.

Pedro, nacido en 1672 era el tercer hijo varón del zar Alejo I, hijo de su segunda esposa. Su hijo mayor, Teodoro III, heredó el trono, pero murió al poco tiempo, provocando una crisis sucesoria. El siguiente era su hermano Iván, pero este era mentalmente discapacitado y los nobles rusos de la Duma (el parlamento) no lo querían, por lo que decidieron subir al trono a su medio hermano Pedro, de 10 años. Pero Sofía, la hermana mayor de Iván no estaba dispuesta y organizó una rebelión muy sangrienta, al final, la Duma decidió que los dos fueran co-zares cuando llegasen a la mayoría de edad, mientras tanto el gobierno estaba en manos de Sofía

Pedro desde muy joven le gustaba mucho pasar por el Barrio extranjero de Moscú, donde conoció a muchos mercaderes y militares extranjeros, dándose cuenta del atraso generalizado de su país, que marcaría mucho su carácter. 

 Pedro I de joven

Pedro I de joven

En 1689, con 17 años decidió desafiar a Sofía, encerrándola en un monasterio. Subió al trono como Pedro I y al principio coreinó con su hermano, aunque éste tenía poco que decir, Iván V murió en 1696.

Pedro, rodeado de asesores extranjeros, empezó a modernizar Rusia, construyó una armada y modernizó el ejército. Al principio tuvo mucha oposición, pero Pedro no se andaba con tonterías y mató a todo el que se le opuso. El zar quería una salida al Mar Negro, por lo que metió en una guerra con el Imperio Otomano, a los que pudo arrebatar Azov, en Crimea. Pero sabía que los otomanos eran muy peligrosos, por lo que buscó una alianza con las potencias europeas, la llamada Gran Embajada fue un viaje por toda Europa que fue un fracaso en lo político, pero le dio la oportunidad de conocer la última tecnología marítima que después usaría en su armada, en la que había depositado todas sus esperanzas.

 Pedro admirando como se contruye un barco

Pedro admirando como se contruye un barco

La modernización (o europeización) de Rusia fue bastante polémica, el zar tuvo incluso que editar un libro de buenas costumbres y obligó a los nobles rusos a cortarse sus largas barbas y vestir “a la europea” para parecer más “civilizados”, cosa que provocó un gran revuelo, pero también mejoró un poco la posición de la mujer y fundó institutos y universidades para favorecer la cultura. También adoptó el calendario Juliano, pero casualmente Europa dejó de usarlo al poco tiempo pasándose al calendario Gregoriano. El primer periódico ruso es de esta época también. También se preocupó de la alimentación de su gente, introduciendo, por ejemplo, la patata en la dieta rusa (y puede que el vodka, ya que se hace a partir de este tubérculo)

Rusia consiguió la paz con los otomanos, pero como también quería una salida marítima al Báltico enseguida se metió en una guerra con Suecia en 1700, pero los suecos les dieron una buena tunda. El rey sueco, Carlos XII, decidió atacar a los polacos, dando tiempo a Pedro a recuperarse e incluso a fundar San Petersburgo, la que quería que fuera su nueva capital. Durante este tiempo se casó con su amante, a la que convirtió en la zarina Catalina I de Rusia. Los suecos volvieron a la acción en 1708, decididos a tomar Moscú, pero el ejército ruso los consiguió detener. Entonces Carlos XII marchó contra Ucrania, pero fue rechazado en 1709. Pero parece que a nadie le apetecía un descanso y un par de años después, Rusia volvió a invadir territorio otomano, pero salió escaldado e incluso perdió sus puertos del Mar Negro. Incansable, Pedro atacó de nuevo a Suecia, apoyándose en su armada, arrebató una gran parte de Finlandia. Pero hasta la muerte de Carlos XII en 1718 no se llegó a la paz. Rusia y Suecia firmaron la Paz de Nystad consiguiendo muchos territorios a cambio de Finlandia y quedando Rusia como potencia hegemónica en el Báltico.

 Catalina de Rusia

Catalina de Rusia

En 1721, y tras haberse cargado la Duma por pesados, se nombró Emperador de Toda Rusia y también empezó a usar el título de El Grande. Continuó con su política de reformas, incluso dentro del la Iglesia Ortodoxa, e instauró la Tabla de Rangos, una meritocracia que daba derechos y beneficios por los servicios al Zar.

Pedro empezó a tener muchos problemas urinarios que lo llevaron a la muerte el 28 de Enero de 1725. La sucesión fue un tema delicado, tras la muerte del zarévich Alejo Petróvich  ordenada por su propio padre (los dos se odiaban mucho) y la muerte natural del resto de sus hijos varones, el gobierno debería haber caído en manos de la zarevna Ana Petrovna, pero su madre, Catalina, consiguió que la nobleza y el ejército la apoyasen y fue nombrada zarina, gobernando en solitario hasta su muerte.