Enrique de Valois, rey por duplicado

Enrique, nacido en 1551, era el cuarto hijo varón del rey francés Enrique II y de Catalina de Medici. Sin apenas posibilidades de reinar, no sólo fue Rey de Francia, sino que anteriormente había sido Rey de Polonia.

Al nacer se le concedió el título de Duque de Angulema. Su padre murió siendo él niño y al poco tiempo también su hermano mayor, Luis II, junto a otro que había muerto anteriormente, se convirtió en heredero al trono francés tras el coronamiento de Carlos IX, con 10 años, un año mayor que él, siendo nombrado Duque de Orleans y de Anjou.

 Enrique de joven

Enrique de joven

El gobierno estaba en manos de su madre, Catalina de Medici, y el reino se desangraba en las guerras religiosas entre católicos y hugonotes. Y como su hermano coleccionaba hijos bastardos e incluso había tenido una hija que murió de niña, que Enrique fuese el siguiente rey era muy improbable, así que decidió buscarse la vida por otro lado.

Y en 1573 apareció lo que parecía la oportunidad de su vida, el poderoso reino de la Mancomunidad de Polonia-Lituania o República de las Dos naciones, estaba en plena transformación política y social que había iniciado su anterior rey, Segismundo II Jagellón, que al no tener descendencia decidió instaurar a su muerte un monarquía electiva. Enrique se presentó como uno de los candidatos, compitiendo con el que sería el zar Ivan IV de Rusia, el archiduque Ernesto de Austria y el que sería el rey Juan III de Suecia. Los nobles eligieron a Enrique por las buenas relaciones entre Francia y el Imperio Otomano, su vecino más terrible, al que querían tener contento.

 Enrique como Rey de Polonia-Lituania

Enrique como Rey de Polonia-Lituania

El 21 de febrero de 1574 fue coronado rey en Cracovia con el nombre de Henryk Walezy. Pero Enrique, un joven muy refinado, chocó con una nobleza y un pueblo muy distintos de su Francia natal. A los polacos le sorprendía la forma de vestir y los modales que consideraban afeminados de su rey. Cuando apenas llevaba allí unos meses, en junio, se enteró de la muerte de su hermano, cuya salud estaba muy deteriorada desde hacía tiempo, posiblemente causa de todos los problemas que había en Francia.

Enrique decidió escapar sin mirar atrás, provocando una crisis sucesoria en Polonia-Lituania que no se solucionaría hasta 1576 con la coronación de Ana Jagellón (hija de Segismundo II) y Esteban I Báthory.

El 13 de febrero de 1575 fue coronado como Enrique III en Reims y se casó con Luisa de Lorena. Pero con el nuevo rey los problemas de Francia no desaparecieron, y las crisis religiosa seguía vigente, Enrique intentó llegar a algunos acuerdos, pero la intransigencia de las dos partes hizo imposible llegar a pactos duraderos.

Para completar el problema, Enrique seguía sin hijos, y su hermano pequeño, Francisco, murió, dejando como único heredero posible (ya sabéis que a las mujeres ni las contaban) a un primo suyo, un Borbón, Enrique de Navarra, que además era hugonote. La que se lió fue monumental, la Liga Católica, con Enrique de Guisa al frente, explotó contra el nombramiento provocando el 12 de mayo del 88 un enorme levantamiento en París, teniendo Enrique que escapar a Chartres, desde allí tuvo que pactar, comprometiéndose a acabar con la influencia hugonota convocando a las Cortes Generales, en cuanto Enrique de Guisa se asomó por allí lo hizo asesinar, quitándose un gran problema de encima.

 Enrique comprobando que Enrique de Guisa está muerto, cuadro de Charles Durupt

Enrique comprobando que Enrique de Guisa está muerto, cuadro de Charles Durupt

La personalidad de Enrique es difícil de describir, porque hay dos caracteres enfrentados, a Enrique muchas veces se le presenta como un joven sumamente afeminado, que siempre iba con otros jóvenes nobles, vestidos de mujeres o de formas muy extravagantes, lo consideraban estéril y completamente homosexual, pero todo apunta de que no eran más que habladurías y calumnias de sus detractores y enemigos (sobre todo la Liga Católica), basándose en su carácter muy refinado y al hecho de no tener herederos. Por otro lado, se presenta a un Enrique mujeriego, que coleccionó numerosas amantes, incluso cuando ya estaba casado.

Enrique mantuvo el nombramiento de su primo y la situación parece que mejoró un poco, pero el 1 de agosto de 1589, mientras paseaba por París, fue apuñalado por un fraile dominico perteneciente a la Liga católica, Enrique murió al día siguiente, su heredero, Enrique de Navarra, se convirtió en Enrique IV de Francia, pero esa ya es otra historia que os contamos aquí.