Las Mujeres son Guerreras (XIV): Lozen, la guerrera apache

Entre 1861 y 1886 en el centro de EEUU, en Arizona, se produjo el conflicto llamado Guerras Apaches, que enfrentó a estos nativos americanos con los nuevos colonos llegados del este en su marcha hacia el pacífico. Muchas bandas y guerreros apaches lucharon, pero destaca Lozen, una avezada guerrera que terminó luchando al lado del famoso líder guerrero Gerónimo.

Lozen, nacida en 1840, era la hermana del jefe apache Victorio, del clan Chihenne. Tras un tratado, en 1870, Victorio y su banda fueron trasladados a la reserva de San Carlos de Arizona que el gobierno había establecido para ellos, pero era un sitio infame al que llamaban Hell’s Forty Acres y en 1877, hartos ya de las pésimas condiciones decidieron marcharse para unirse a otras bandas que luchaban contras los ejército de EEUU y México y los colonos que los oprimían.

 El jefe Victorio

El jefe Victorio

Desde el principio Lozen destacó como una gran luchadora, dispara como los mejores y aguantaba las largas galopadas. Ella, que era una de las mejores exploradoras que tenían, era la responsable de poner a las mujeres y a los niños fuera de peligro cuando las bandas chocaban contras los colonos o el ejército.

Victorio la consideraba su mano derecha y planeaba las estrategias de combate con ella. Era una guerrera reputada, experta con el arco y el rifle y la lucha a caballo.

 Banda de guerreros apaches

Banda de guerreros apaches

Pero durante una de las campañas de ataque de los apaches se separó de su grupo para llevar a una mujer embarazada y a su hijo fuera del alcance de las tropas enemigas atravesando el desierto de Chihuahua en Mexico evitando de forma formidable a las patrullas enemigas y cumpliendo su misión, pero a la vuelta descubrió que Victorio había sido emboscado con algunos de sus hombres durante la batalla de Tres Castillos y había muerto defendiendo al resto de la tribu, era el 14 de octubre de 1880.

Lozen consiguió reunirse con los supervivientes, que ahora eran liderados por el anciano del clan, Nana. La situación en general para los apaches se había vuelto bastante desesperada, así que Lozen decidió unirse al jefe Gerónimo cuando este decidió levantarse en armas en 1885 cuando se encontraba en la reserva de San Carlos tras el infructuoso intento de firmar un tratado con el gobierno americano.

 Gerónimo

Gerónimo

Con sus compañeros se dedicó a ejercer de rastreadora para encontrar y matar a patrullas y unidades de caballería de EEUU y México. Pero el gobierno americano era ya demasiado poderoso para estas pequeñas partidas de guerra y decidió deportar a las familias y las tribus de todos los sublevados y mandarlos a una reserva a Florida. Al final Gerónimo y el resto de guerreros decidieron rendirse para poder volver a ver a sus familiares.

Muchos de ellos fueron apresados y los mandaron atados a Florida. Pero a Lozen la mandaron a la prisión de Monut Vermon en Alabama, donde las condiciones de vida eran pésimas como en otras tantas ocasiones, ya que los colonos odiaban a las tribus indígenas que se habían levantado contra ellos, contrayendo tuberculosis y muriendo el 17 de junio de 1889. La única concesión del gobierno fue mandar su cuerpo de vuelta para que los apaches la pudiesen enterrar con honores.