Felipe I de Orleans, el Hermanísimo

Luis XIV, el rey Sol, fue una de las figuras más esplendorosas de la monarquía de su época y de Francia en general, su poder y ambición fueron muy fuertes. Y a su sombra creció su hermano pequeño, Felipe, polémico, esplendoroso y a la postre el ancestro común de un buen montón de los actuales monarcas europeos.

Nacido en 1640, segundo hijo de Luis XIII de Francia y de su mujer, la española Ana de Austria y Austria-Estiria (hija de Felipe III), al ser el 2º hijo recibía el título honorífico de "Monsieur",  a los 20 años, tras la muerte de su tío Gastón, recibió el Ducado de Orleans (de donde saldrían poco después la rama borbónica española). Como su hermano, pasaría una infancia bastante movidita entre las revoluciones de la Fronda, que los obligó a vivir encerrados en el palacio del Louvre.

 Luis XIV de Francia, el rey Sol.

Luis XIV de Francia, el rey Sol.

Abiertamente homosexual desde muy joven, le gustaba mucho arreglarse y maquillarse, tuvo numerosos amantes, como el sobrino del poderoso cardenal Mazarino y sobre todo, Armand de Gramont, que llegó a dominar su carácter completamente, provocando numerosos y variados escándalos. Gramont tuvo que ser apartado de la corte para evitar males mayores.

Pero el amor de su vida sería Felipe de Lorena, que siempre tendría un gran control sobre él, llegando a ser el amo de facto de la Casa de Orleans, desplazando a sus esposas. Relación consentida por Luis XIV para tener controlado a su hermano y evitar que Felipe ambicionase el trono.

 Felipe de Lorena

Felipe de Lorena

A pesar de su homosexualidad no tuvo problema en casarse e incluso en tener descendencia, aunque las malas lenguas cuentan que debía consagrarse a un montón de santos para conseguir consumar. 

Con su primera esposa, Enriqueta Ana Estuardo, hija de Carlos I de Inglaterra, tuvo cuatro niños, destacan dos de sus hijas, María Luisa de Orleans, que acabaría siendo reina de España al casarse con el disminuido de Carlos II, y Ana María de Orleans, reina de Cerdeña por su matrimonio con Víctor Amadeo II de Saboya.  Pero Enriqueta moriría en unas circunstancias un poco extrañas (incluso se cree que Felipe de Lorena tuvo algo que ver, ya que ella había conseguido su exilio).

 Felipe I de Orleans

Felipe I de Orleans

Felipe volvió a casarse con la Princesa del Palatinado, Isabel Carlota, con ella tuvo tres hijos más, destaca Felipe, Regente de Francia con Luis XV e Isabel Carlota, que se casaría con Leopoldo I de Lorena, sería la abuela de María Antonieta.

Y a pesar de su gusto por el lujo y la buena vida, Felipe destacó como un buen militar, jugó un gran papel en la guerra contra España y después contra Holanda, liderando la victoria en la batalla de Cassel en 1667. Al final fue apartado del mando por su hermano, celoso de su popularidad. Porque a pesar de todo, Felipe era muy popular entre el resto de nobles y el pueblo, que adoraban su estilo y su forma de ser, viviría casi siempre en París, representando a su hermano, que prefería residir en su palacio de Versalles, hasta su muerte en 1701.