Estilicón, el último gran general de Roma

Estilicón fue la última defensa del ya moribundo mundo romano contra el avance de los pueblos germanos. Su muerte supuso el comienzo de las masivas invasiones que acabaron con el Imperio Occidental.

Nacido en el 359 d.c., su padre fue un militar vándalo que luchó para Roma y su madre una mujer romana de buena posición, Estilicón fue educado para ser un romano de los pies a la cabeza. Pronto se decantó por la profesión de su padre y se hizo militar, ascendiendo rápidamente en el escalafón y convirtiéndose en uno de los mejores militares que le quedaban a Roma. Hay que tener en cuenta que en este momento estamos en el ocaso del Imperio Romano, ya poco tiene que ver con el gran esplendor de los primeros emperadores o de la época de la dinastía Antonina, ahora es un gigante moribundo que apenas puede mantener sus fronteras ante el empuje de los pueblos germanos en occidente y del Imperio Sasánida en Oriente, todo el mundo romano está en crisis, tanto cultural como demográfica, por lo que es tan importante la figura de Estilicón, un militar como los de otra época, capaz de contener a los bárbaros.

 Teodosio I, último emperador de Imperio Romano unido

Teodosio I, último emperador de Imperio Romano unido

El emperador Teodosio I supo ver la importancia de Estilicón y decidió casarlo con su sobrina Flavia Serena, con ella tendría un hijo, Euquerio. Su primera gran acción militar fue en el contexto de la guerra civil entre Teodosio I, en ese momento emperador oriental y Flavio Eugenio, nombrado emperador occidental por el magister militum (máximo rango militar en la época) el franco Arbogastes, tras la sospechosa muerte del anterior emperador, Valentiniano II. La guerra se decidió en la Batalla del Frígido (395), donde las tropas de Teodosio derrotaron a las de Eugenio ayudadas por una enorme tempestad que golpeó a las tropas occidentales, haciéndole flaquear en sus filas y cediendo ante su enemigo. En esta batalla destacaron dos hombres, el propio Estilicón, y Alarico, general de los auxiliares godos. Tras la batalla Teodosio fue nombrado emperador de todo el Imperio, el último en serlo.

Teodosio, ya mayor, decidió dividir de nuevo el imperio entre sus dos hijos, en oriente puso a Arcadio y en occidente a Honorio, quedando Estilicón como su tutor. Teodosio moriría poco después. Estilicón se convirtió de facto en el señor del imperio occidental como Magister Militum y casó a su hija con Honorio. Poco después surge el primer gran desafío para las fronteras. En el Danubio, los godos de Alarico, que ya es rey, están siendo presionados por los hunos, y deciden romper sus tratos con Roma y cruzar la frontera en Tracia. Pero Estilicón estaba preparado y usando su parte del ejército victorioso de Frígido, el resto correspondía al Imperio Oriental y fue retirado hacia Contantinopla, consiguió vencer a Alarico en el 397 en Macedonia.

Pero la presión de los pueblos germanos era brutal y durante los siguientes años el general dirigiría numerosas campañas contra los bárbaros que querían cruzar el Rin y el Danubio. Incluso tendría que volver a derrotar a Alarico, en el 402 y en el 403 y a los suevos en el 405. Pero tantas campañas agotaron las ya muy mermadas defensas romanas, dejando a muy pocos hombres aptos para defender las fronteras (recomiendo el libro El Águila en la Nieve, de Wallace Breem, que narra cómo debían sentirse los defensores romanos ante las numerosas hordas que tenían enfrente).

A pesar de todo Estilicón estaba consiguiendo mantener las fronteras, pero su poder era envidiado en la Corte Imperial de Rávena (en el 402 el emperador Honorio trasladó la capital ahí por ser mucho más fácil de defender que Roma), además era mal visto por ser un mestizo vándalo-romano. Incluso tuvo que destruir los famosos Libros Sibilinos, que se supone profetizaban su intento de hacerse emperador.

 El llamado Sarcófago de Estilicón, en la Basílica de San Ambrosio en Milán

El llamado Sarcófago de Estilicón, en la Basílica de San Ambrosio en Milán

En el 406 consiguió derrotar al godo Radagaiso, al frente de un ejército de 20.000 hombres, que consiguió entrar en la península itálica atravesando los Alpes. Radagaiso fue ejecutado y Estilicón consiguió que 12.000 de sus hombres se pasasen al bando romano, reforzando sus diezmadas tropas. Pero una nueva invasión de suevos, alanos y vándalos en el Rin volvió a poner en jaque las fronteras, pero esta vez Estilicón, que posiblemente tendría ya preparado algún plan, ya no pudo ejecutarlo.

En el 408 cayó víctima de una conspiración palaciega, al parecer desde hace tiempo el emperador Honorio prestaba oídos a los numerosos enemigos del general que lo predispusieron en su contra y lo acusó de querer derrocarlo para poner a su hijo Euquerio en el trono imperial y de confabularse con Alarico para repartirse el imperio. Estilicón no se resistió al arresto, tal vez por ser culpable o tal vez para no provocar una nueva guerra civil y fue ajusticiado el 22 de Agosto, matando a su hijo poco después.

Las consecuencias de su muerte se hicieron notar enseguida, se desató una ola antibárbaros en el imperio, que provocó que las nuevas tropas se rebelaran contra el emperador al ver como asesinaban a sus familias debilitando del todo las defensas romanas, dejando paso libre para que Alarico volviese a cruzar la frontera y preparase el comienzo del fin del Imperio Romano de Occidente.