Luisa Isabel de Orleans, la reina loca

Luisa Isabel de Orleans, la reina loca

Los Borbones son uno de mis temas favoritos, son el ejemplo perfecto de lo que pasa cuando te casas con demasiadas primas, y Luisa Isabel no es más que otro ejemplo de abusar de la consanguineidad.

Sobrina nieta del mismísimo Luis XIV, el Rey Sol. Su padre, que llegó a ser Regente de Francia, no quería a su madre, hija ilegítima de Luis XIV con su primera gran amante, Madame de Montespan. Tampoco parece que tuviera demasiado aprecio por sus hijos, Luisa Isabel era la sexta de 8 hermanos, la siguiente al único varón.

Escudo de la Casa de Orleans, de ahí salieron todos los Borbones, dispuestos a casarse con su familiar más cercano.

Escudo de la Casa de Orleans, de ahí salieron todos los Borbones, dispuestos a casarse con su familiar más cercano.

Sus padres, que querían más hijos varones, desatendieron su educación completamente, así que creció salvaje en palacio. Tardaron incluso en ponerle nombre, y no fue hasta los 12 años cuando la bautizaron. Fue llevada a un convento para ser educada, pero las monjas no pudieron con ella y la devolvieron a palacio. La niña se dedicaba a correr desnuda y sucia y a comer, poco más que una mascota.

Pero era una Borbón, y de primera clase, así que buscaron a quien endosársela, y consiguieron colársela al primer Borbón de España, (evidentemente familia, y cercana, no sé cómo no tienen los ojos pegados y una sola ceja…) Felipe V, para su hijo Luis.

Luis I, el Breve

Luis I, el Breve

En 1721 se casó con el Príncipe de Asturias, ella tenía 12 años y él 15. Parece ser que a Isabel de Farnesio, la reina, nunca le gustó demasiado. En la corte española fliparon mucho con Luisa Isabel, la niña no estaba muy familiarizada con el protocolo, así que se paseaba por palacio del Buen Retiro desnuda o semidesnuda, eructaba y se tiraba pedos en público, se subía a los árboles, comía en el suelo, estaba siempre manchada… pero después tenía arrebatos y se ponía a limpiar como una loca usando sus ropas o vomitaba toda la comida. También le gustaba mucho el sexo

Visto con el prisma de nuestra época, está claro que Luisa Isabel tenía algún tipo de trastorno, se cree que padecía Trastorno Límite de la Personalidad y también bulimia. Pero en la época la tomaron por loca, y su marido no sabía qué hacer con ella más que encerrarla.

Isabel de Farnesio, esta sí que sabía lo que se hacía...

Isabel de Farnesio, esta sí que sabía lo que se hacía...

Felipe V, para no variar, estaba como una puta cabra, hasta el punto de ser incapaz de gobernar, realmente gobernaba su mujer, pero bueno… Así que decide abdicar en su hijo, que se convierte en Luis I. Así, Luisa Isabel se convierte en reina consorte de España. Pero su locura no va a menos, sobre todo después de la muerte de su padre, que la sumerge en una depresión. Así que sigue con sus excesos, hasta el punto de ser pillada dándose varazos en el culo con sus ayudas de cámara. Cada día amanece con un nuevo escándalo, además con el tiempo cada vez bebe más y se pasa más tiempo borracha.  Mientras tanto, su relación con Luis I es de amor-odio, su esposo no sabe cómo tratarla y al final termina encerrándola por semanas.  

Pero las cosas aún se pondrían más difíciles para esta pobre chica. Luis I enferma de viruela, ella se desvive por cuidarlo e incluso enferma también, pero a diferencia de su esposo, ella sobrevive. El 31 de agosto de 1724 fallece tras llevar sólo 7 meses como rey.

Felipe V e Isabel de Farnesio vuelven a hacerse cargo del reino, al que realmente nunca habían renunciado del todo y envían rápidamente de vuelta a Francia a Luisa Isabel, pero en París no la quieren, así que viviría sus últimos años, sola y loca.