Las Mujeres son Guerreras (VIII): Tamar de Georgia

Las Mujeres son Guerreras (VIII): Tamar de Georgia

El Reino de Georgia a finales del siglo XII se encuentra en su máximo esplendor.  Durante reinado de David IV Bagrationi y su hijo Jorge III el reino ha crecido y derrotado a sus enemigos musulmanes. Pero Jorge III no tiene hijos varones, pero si hijas, la mayor, Tamar, a la que vincula al trono, que demostraría no sólo ser una gran reina, sino digna heredera de su padre y abuelo, aumentando el prestigio del reino y consolidando la Edad de Oro georgiana.

Una vez su padre murió (1184) y ascendió al trono se hizo coronar como Rey, ya que no estaba dispuesta a que nadie la viese como un objetivo débil, sobre todo por parte de la nobleza, que no veía con buenos ojos a una mujer reinando. Tamar se alió con la iglesia ortodoxa y buscó un marido para apaciguar a los nobles. El elegido fue Yuri Bogoliubski, hijo del príncipe de Novgorod, que resultó ser buen militar pero no tan buen marido. Harta de su carácter problemático y de que inmiscuyera en su gobierno, Tamar lo expulsa del país en el 1188. Este intentó derrocarla en dos ocasiones apoyándose en parte de la nobleza, pero las dos veces fue derrotado y Tamar lo volvió a echar del país.

Retrato de Tamar

Retrato de Tamar

Poco a poco fue ganando poder y se volvió a casar, esta vez con el príncipe alano David Soslan, que resultó un gran aliado y marido. Tuvieron dos hijos, Jorge y Rusudán, los dos llegaron a gobernar el país.

El reino siguió creciendo a expensas de los reinos musulmanes vecinos, que tras la caída del Imperio Selyúcida, alcanzando una gran expansión. Incluso ayudó a crear el Imperio de Trebisonda, ayudando a sus sobrinos, nietos del emperador bizantino derrocado, Andrónico I a consolidarse y expandirse como país, siendo un estado tutelado de Georgia, que también llegó a controlar a los reinos vecinos de Armenia y Arzebayán.

El reino de Georgia en los tiempos de Tamar

El reino de Georgia en los tiempos de Tamar

Era tal su reputación que tras la toma de Jerusalén por Saladino consiguió que los georgianos que estaban allí y también sus iglesias fueran respetados.

Promocionó las artes y el conocimiento, también a la iglesia ortodoxa, construyendo numerosas iglesias. A día de hoy está considerada santa por los ortodoxos.

Llamada Rey de Reyes y Reina de Reinas murió en 1213 dejando a su hijo Jorge IV un reino fuerte y consolidado. Pero Jorge murió en 1223, y la nobleza no reconoció a su heredero, pasando el trono a su hermana, Rusudán, que gobernó en el principio del fin del Imperio Georgiano cuando los mongoles empezaron a atacar sus tierras.