Las extinciones (II): Devónico-Carbonífero

Las extinciones (II): Devónico-Carbonífero

Después de la primera gran extinción, la vida volvió a la Tierra y durante millones de años, cientos y cientos de especies fueron apareciendo. Hace 408 y 360 millones de años, la Tierra era muy distinta a la actual, con dos grandes supercontinentes, Gondwana y Euramérica, rodeados de mares, con un clima cálido en general y bastante aridez en los continentes.

La vida, sobre todo, se desarrolló en el mar, con la aparición de muchas especies de peces, corales y los primeros tetrápodos. En los continentes había grandes extensiones de los primeros árboles y plantas con forma de arbustos.

Uno de los primeros tetrápodos, un acanthosteta

Uno de los primeros tetrápodos, un acanthosteta

Durante este periodo, se produjo la desaparición del 83% de las especies del planeta, sobre todo de plantas y animales acuáticos. A diferencia de otras extinciones esta se produjo en un periodo muy largo de tiempo, unos 20 millones de años y durante distintas fases.

La primera fase importante de extinción se conoce como Evento Kellwasser, hace unos 375 millones de años, afectó a los organismos marinos, produciendo la extinción del 82% de estas especies.  No se tiene muy claro el motivo por el que ocurrió esto, pero se manejan hipótesis sobre un descenso pronunciado del oxígeno en el agua unido a un calentamiento global y también una gran actividad volcánica en el este de la actual Europa y Asia. Lo que está claro es que no tiene explicación fácil sino que apunta a la unión de varios sucesos catastróficos durante muchos años que machacó y machacó a las especies hasta matarlas.

La segunda fase, ya menos importante (ya casi no quedaba que matar), fue el Evento Hangerberg, pero que, aún así, se llevó por delante a la mitad de las especies de vertebrados que habían sobrevivido hasta ahora. Aquí nos encontramos con el mismo problema, un montón de posibles causas. Parece que hubo un descenso generalizado de la temperatura, lo que provocó una bajada del nivel del mar y el aumento de su salinidad.

Al final desaparecieron una gran cantidad de especies de esponjas, corales, plancton, cefalópodos, crustáceos, trilobites, peces agnatos (sin mandíbula) y algunos de los primeros peces primitivos con mandíbula y acorazados.

Un Cephaslaspis, un agnato acorazado

Un Cephaslaspis, un agnato acorazado

Como siempre, muchas especies desaparecieron, pero otras, mejor adaptadas para los tiempos que le tocaron vivir, sobrevivieron y se expandieron por los nichos biológicos dejados por otras especies.

Y de nuevo, la vida se volvió a abrir camino y la Tierra no volvería a surgir otra extinción masiva hasta 100 millones de años después, pero eso sí, la siguiente sí que estuvo cerca de acabar con la vida en la Tierra, pero esa es una historia para otro día…

 

*La imagen de la portada es una recreación de un bosque en el Devónico