Las Mujeres son Guerreras (VI): Tomoe Gozen, la mujer samurái.

Las Mujeres son Guerreras (VI): Tomoe Gozen, la mujer samurái.

Tomoe Gozen, nacida en 1157, pertenece al reducida pero distinguido grupo de las Onna bugeisha, o sea, Mujeres samurái. Tomoe pertenecía a una familia de samuráis, así que fue entrenada desde pequeña en el uso de armas, sobre todo la naginata, un arma de asta con hoja curva al final, propia de las Onna bugeisha, que no solían llevar catana.

Tomoe no solo era experta luchando con la naginata, sino que además, dominaba el arco, una experta jinete y la más valiente de todos los guerreros de su clan.

Dibujo de Tomoe Gozen

Dibujo de Tomoe Gozen

Tomó parte en las Guerras Genpei (1180-1185), una guerra civil que enfrentó a los dos clanes más poderosos de Japón (la historia de Japón hasta casi la era moderna es así, guerra, guerra y un poco másde matanza entre ellos), los Taira y los Minamoto. Según algunas fuentes, Tomoe estaba casada con uno de los principales líderes Minamoto, Minamoto no Yoshinaka (el nombre va al revés, primero el apellido).

Destacó en la batalla de Kurikara, donde el ejército de los Minamoto arrasó a los Taira y les abrió las puertas de Kioto (la capital en ese momento). La victoria de los Minamoto era total, pero surgió un problema, además de Yoshinaka estaban sus primos Yoshitsune y Yoritomo (con el “Minamoto no” delante también) y los tres buscaban el poder.

Minamoto no Yoshinaka

Minamoto no Yoshinaka

 Yoshinaka, aprovechando que tenía al nuevo emperador en sus manos y que estaba en Kioto, se hizo nombrar Shogun (básicamente el gobernante de Japón), pero Yoritomo, ayudado por su hermano Yoshitsune (ya sé que es un lío de nombres…), también quería ese título, así que mandó a su hermano a que tomara la capital. Yoshitsune se enfrentó dos veces al ejército de Yoshinaka y Tomoe, ganando y destruyendo completamente a su rival. Yoshinaka se hizo seppuku (un suicidio ritual para mantener el honor). ¿Pero qué pasó con Tomoe?

Algunos dicen que murió en la batalla, pero otras fuentes indican que fue una de las pocas supervivientes y que participó en más batallas hasta que fue vencida por otro samurái y se retiró a un convento. Sea como fuera, Tomoe representa a un grupo de mujeres en Japón que no sólo luchó, sino que demostró ser mejor guerrera que muchos hombres. A día de hoy, sigue siendo recordada como una de las grandes Onna bugeisha de la historia de Japón.