Las Mujeres son Guerreras (XII): Chiyome Mochizuki, la ninja

Chiyome Mochizuki, tras la muerte de su marido y señor del Castillo Mochizuki, pasó al servicio directo del daimio (señor feudal) Takeda Shingen, tío de su esposo, y este, sabiendo que descendía del clan ninja de los Koga y seguía en contacto con ellos, le ordenó reclutar y entrenar a un grupo de mujeres para convertirlas en ninjas y crear una red de espionaje a su servicio.

Sobre el año 1561, tras la muerte la Cuarta batalla de Kawanakajima de su marido, Lady Chiyome, como era conocida, con la excusa de darles una vida mejor, empezó a reclutar mujeres de los bajos fondos: prostitutas, huérfanas, pobres, ladronas… y  las empezó a entrenar para convertirlas en espías y asesinas, creando el clan de las Kunoichi. Su forma de entrenarlas difería de la de los ninjas hombres en algunos puntos, no necesitaban esconderse, ya que se hacían pasar por mikos, monjas vagabundas, y podían viajar libremente por todo el país, además jugaban con su aparente debilidad y usaban la seducción para que sus objetivos y enemigos bajaran la guardia, su entrenamiento incluía las habilidades para usar cualquier objeto como arma, lo que les daba gran ventaja.

 Estatua de Takeda Shingen

Estatua de Takeda Shingen

Su trabajo consistía en ser agentes secretas para Takeda Shingen,  llevando numerosos mensajes a los aliados de su señor. Y también, cuando se requería, asesinado a los enemigos, en la mayoría de los casos usando la seducción hasta límites insospechados, llegando incluso, si era necesario, a casarse con su víctima para poder después asesinarlo.

Con el tiempo, sus mujeres estaban preparadas para usar un gran número de disfraces (geishas, actrices, prostitutas…) y pasar desapercibidas con ellos. La red de Lady Chiyome llegó a tener entre 200 y 300 mujeres ninja, que mantenían a su señor y al clan Takeda siempre un paso por delante de sus rivales.

 Representación de Chiyome Mochizuki en Assasin's Creed

Representación de Chiyome Mochizuki en Assasin's Creed

Pero tras la misteriosa muerte  en 1573 de Takeda Shingen mientras preparaba la lucha contra su mayor enemigo, Oda Nobunaga, dejó sin su principal valedor a las Kunoichi de Lady Chiyone, y esta terminó por desaparecer de la historia, sólo se sabe que su liderazgo pasó a una de sus ninjas, pero de ella nunca más se supo. Pero Lady Chiyone no fue olvidada y se convirtió en parte de las leyendas y el folclore japonés, apareciendo en numerosas representaciones culturales de todo Japón, sobre todo en videojuegos.