Todas las vidas de Jack el Destripador (II)

Los posibles sospechosos de ser el más famoso asesino en serie de la historia son muchos y diversos, ya hicimos un primer repaso, pero vamos a seguir un poco más, ya que la lista es grande y hay sospechosos de todo tipo, los acusados en la época y los que fueron apareciendo con posterioridad. Veamos algunos ejemplos más.

 Caricatura de la revista Puck que especula sobre Jack el Destripador

Caricatura de la revista Puck que especula sobre Jack el Destripador

Aaron Kominski, era un judío ruso emigrado a Inglaterra, que vivía en el barrio de Whitechappel. Al parecer estaba bastante loco, fue ingresado en 1889 por su familia al encontrarse completamente desequilibrado, con tendencias homicidas, en el psiquiátrico no dio demasiadas muestras de violencia, pero sí de un odio visceral hacia las mujeres. Los investigadores de la época lo sitúan en una de las escenas del crimen antes de ser hospitalizado, incluso había un testigo, que más tarde se retractó, dejándolos sin pruebas. Aunque existe alguna duda, fue uno de los principales acusados de ser el asesino de prostitutas y siempre se sospechó de él, pero nunca hubo pruebas concluyentes, murió internado en el psiquiátrico. Pero aquí no acaba la historia, Russel Edwards, un escritor especializado en el tema, presentó un chal manchado de sangre que dice que pertenece a una de las víctimas, Catherine Eddowes, y que estuvo en la familia de uno de un sargento de Scotland Yard que participó en el caso. Edwards lo hizo analizar  y al parecer se encontraron restos de dos tipos de sangre y semen, y al compararlos con los descendientes de la víctima y de Kominski, dieron como resultado que los restos eran de Eddowes y Kominski. Aunque Edwards defiende a muerte su descubrimiento sigue sin ser aceptado por la mayoría de investigadores actuales…  Parece demasiado bueno para ser verdad.

William Bury, un joven inglés que en antes de 1889 había vivido en el East End londinense antes de mudarse a Escocia y cuya esposa era prostituta. Al parecer, William no llevaba nada bien esto y decidió matar a su mujer de varias puñaladas y después intentar esconderlo como un suicidio, pero no coló y la policía lo detuvo por asesinato. Los forenses que llevaban su caso encontraron similitudes con los de Jack, además se cuenta de que una serie de pintadas en su casa indicaban que allí vivía Jack el Destripador. Fue juzgado y condenado a muerte por lo de su esposa, pero aunque confesó este crimen antes de morir, nunca confesó ningún otro.

 El doctor Willian Gull

El doctor Willian Gull

Y ahora, es el momento de mi candidato favorito, el Doctor William Gull. Los grandes defensores de esta teoría son Stephen King (Jack el Destripador: la Solución Final) y Alan Moore (From Hell), dos autores fantásticos. Todo se basa en una supuesta conspiración monárquico-masona para evitar que saliera a la luz que él era el asesino, ya que era médico de la corte y masón. Al parecer, las prostitutas más tarde asesinadas estaban intentando chantajear a la Corona porque conocían que el príncipe Alberto Víctor, del que ya hablé en la 1º parte, se había casado con una plebeya católica, Annie Crook, tal escándalo debía ser evitado, por lo que las autoridades pidieron al doctor Gull que interviniera y la asustara o convenciera de no hacer nada. Pero el buen doctor, que hasta entonces había sido un gran médico, de los más afamados de Inglaterra, acababa de sufrir un infarto cerebral, que lo había dejado tocado y sufría alucinaciones, por lo que en vez de asustarlas, se dedicó a asesinarlas cruelmente, y las autoridades tuvieron que taparlo todo para evitar un escándalo aún mayor. Aunque es una teoría denostada por la mayoría de investigadores, sigue siendo muy famosa.