El cabrón de Charles Manson y su Familia de psicópatas

Ahora que se ha ido a la puta, y no era sin tiempo, vamos a hacer un repaso a la vida de este jodido maniaco que no sólo hizo asesinar a 7 personas inocentes (que se sepa), sino que lo hizo para intentar desencadenar una guerra racial entre blancos y negros en EEUU basándose en el que la canción de los Beatles, Helter Skelter del White Album, le decía que pronto comenzaría una guerra entre razas. Vamos, un amor se señor…

Manson, de madre alcohólica, nunca conoció a su padre biológico, desde pequeño ya desmostró que era una joya, con 13 años cometió un robo a mano armada y estuvo entrando y saliendo de prisión por robos, fraude y proxenetismo.  Con 33 años, en 1967 sale de la cárcel y se traslada a San Francisco, donde aprovechándose del “Verano del Amor” engaña a un buen puñado de mujeres y empieza a conformar a la que sería su Familia. Por esa época tuvo una corta amistad con el miembro de los Beach Boys, Dennis Wilson, y parece que pudo grabar algunas canciones con él, pero si ese material existe, está perdido.

 El White Album de los Beatles (es blanco blanco, por eso apenas se ve)

El White Album de los Beatles (es blanco blanco, por eso apenas se ve)

En el 68 estuvieron en diferentes lugares, buscando un hogar para la Familia, por el camino le dio tiempo a obsesionarse con los Beatles y con una supuesta guerra racial entre blancos y negros que estaba a punto de estallar en EEUU. Poco a poco fue concibiendo un plan donde la Familia Manson provocaría el caos inicial para que se desatara la guerra, a base de asesinatos y… música… Ya que mientras planeaban todo también intentaron componer un disco para fomentar de manera subliminal la agitación social…  Quiso la casualidad que cuando fue a buscar al productor que quería que le grabase el disco se encontró a Sharon Tate, que se acaban de mudar a esa casa con Roman Polanski.

Para el verano del 69 Manson le contó a su Familia que ya era hora de desencadenar la guerra, y lo harían asesinando gente y echándole la culpa a los negros.

El primero de los asesinatos sería el del músico Gary Hinman, al que secuestraron para robarle, y tras dos días de torturas, en las que Manson le cortó una oreja, fue asesinado por Bobby Beausoleil, en la casa dejaron una pintada intentando incriminar a los Panteras Negras, pero como además de unos locos eran imbéciles se llevaron el coche de la víctima, la policía detuvo a Beusoleil un mes después mientras lo conducía.

 Susan Atkins, casi no parece que esté loquísima

Susan Atkins, casi no parece que esté loquísima

El segundo asesinato es el más famoso, el 8 de Agosto Manson envió a cuatro de sus discípulos más locos: Tex Watson, Susan Atkins, Linda Kasabian y Patricia Krewinkel a asesinar a todos los que encontraran en la casa donde había ido a buscar al productor, la ahora casa de Polanski y Sharon Tate. Esta, embarazada de 8 meses, acababa de volver de Europa, donde su marido estaba grabando una película y se encontraba en la casa junto a unos amigos, su peluquero Jay Sebring, el guionista Wojciech Frykowski y la novia de este, la heredera del imperio cafetero Folgers, Abigail Folger. Al colarse en la casa se encontraron con un coche que iba a salir, que conducía Steven Parent, un amigo del cuidador de la finca, al cual asesinó Watson disparándole en el pecho. Los cuatro consiguieron acceder a la casa, donde cogieron por sorpresa a Tate y a sus invitados y los retuvieron en el salón, allí en un descuido de Watson, Sebring intentó quitarle el revolver que llevaba, pero no fue capaz y Watson le disparó y le dio una paliza. Tras amenazarlos un rato, Atkins intentó matar a Frykowski, pero este se defendió, siendo necesario que Watson la ayudara, le dieron 6 puñaladas y le golpearon la cabeza, pero no consiguieron matarlo. Mientras Watson apuñalaba a Sebring para rematarlo, Abigail Folger salió huyendo, pero Krewinkel corrió detrás de ella, y con la ayuda de Watson le asentaron 28 puñaladas. Frykowski, aún vivo, intentó salir de la casa y se encontró con Kasabian, la única que no participó en los asesinatos, que estaba completamente horrorizada, pero lo pilló Watson y le pegó 51 puñaladas más. Solo quedaba Sharon Tate, que rogó que no la mataran por el hijo que estaba a punto de tener, pero todo fue inútil, llegado el momento, Atkins se hartó de escucharla y la apuñaló, ayudada por Krewinkel y Watson, la apuñalaron 16 veces y con su sangre escribieron PIG en las paredes.

 Tex Watson, que no tendrá la cara, pero es un auténtico loco

Tex Watson, que no tendrá la cara, pero es un auténtico loco

Pero ahí no acaba todo, al día siguiente, los cuatro asesinos, junto a Manson, que estaba disgustado por la chapuza en los asesinatos, y otros dos miembros, Leslie Van Houten y Steve Grogan, eligieron una casa al azar, la de la familia LaBianca. El propio Manson organizó todo y les dijo como proceder una vez tuvieron atados a Leno y Rosemary LaBlanca antes de marcharse. Al matrimonio le asentaron decenas de puñaladas a cada uno, antes de volver a escribir con sangre en las paredes insultos raciales. Se cree que hubo otros asesinatos que no pudieron ser demostrados, lo que aumentaría aún más el número de víctimas de la Familia Manson.

La policía, ante la aleatoriedad de las víctimas ni conseguía dar con los asesinos ni sabía que todos estos asesinatos estaban relacionados. Todo empezó a tener sentido cuando detuvieron a Susan Atkins por otro tema, mientras estaba detenida se jactó de los asesinatos a otra presa, que se lo contó a una tercera compañera, que decidió denunciarlo. Con esa pista la policía pudo empezar a investigar y fue deteniendo a todos los miembros de la Familia Manson implicados en los asesinatos, junto con la declaración de Linda Kasabian, que pactó su inmunidad a cambio, todos pudieron ser procesados y encerrados a cadena perpetua.

 Sharon Tate y Roman Polanski

Sharon Tate y Roman Polanski

A pesar de que Manson no participó de manera directa en ningún asesinato, fue acusado de ser el autor intelectual e igualmente condenado. Manson se convertiría en el preso más famoso del mundo, recibiendo atención mediática  lo largo de los años y siendo uno de los presos que más cartas recibía al año, porque el ser humano es gilipollas por naturaleza y le gusta regodearse del lado más oscuro de la propia humanidad. Desgraciadamente vivió un montón de años encerrado, y salvo la vez que un compañero de celda lo intentó quemar vivo, llevó una buena vida en prisión hasta su muerte con nada menos que 83 años.