El anuncio de Tide de la Superbowl: las 2 cosas que sí

La Superbowl ya pasó y a sus anuncios le dedicamos un flamante post hace unas semanas. ¿Por qué volvemos a ello entonces? Porque una de las piezas miraba hacia uno de los más grandes anuncios del siglo XXI y porque también arrastraba un concepto que merece la pena desgranar un poco más.

Nos referimos al anuncio de Tide, que hacía un guiño al de Old Spice del año 2010.

La pieza de Old Spice consiguió en 30 segundos lo que muchos de los anuncios de 1 minuto y pico de la Superbowl no conseguirán nunca.

Old Spice es esa marca ·de tu abuelo" que de repente en 2010 se marcó un mega campañote que fue directo al top y se estudiará en las universidades: The man you could smell like. El protagonista viene a sustituir la idea que tienes de oldspice=tuabuelo y en esos 30 segundos se te presenta como el hombre ideal rayando lo absurdo pero sin cruzar la línea de lo ridículo.

55 millones de visitas, 8 millones de vídeos con parodias e imitaciones, y casi una década después se le hace un homenaje en la Superbowl: ¡consigue presencia de marca GRATUITA, en un espacio que se cotiza a 5 millones de dólares los 30 segundos! Ved el original:

Ahora ved el teaser de Tide que evoca al anterior [un teaser es un anuncio cortito que introduce la pieza principal, como el trailer de lo que vendrá].

¿Y a qué nos lleva este teaser: qué viene a continuación? pues el segundo punto que queríamos abordar: ese concepto que merece la pena desgranar un poco más y que no es habitual ver en publicidad (en España de hecho casi ni se ha dado) y con el que pocas marcas se atreven: Brandjacking.

Se trata de apropiarte de la personalidad o del momento que debía ir destinado a una marca para introducir otra marca o campaña y eclipsar al "verdadero anunciante".

Esto ya se hizo en la Superbowl de 2015: Volvo aseguró no tener presupuesto como para llamar la atención entre tanto anuncio de coche carísimo y decidió lanzar una campaña en twitter que eclipsara los anuncios de coche que echaban por la tele: cada persona que tuiteara sobre a quien regalaría un Volvo, entraría en un concurso:

522738671.jpg

El de Tide no es realmente no es un caso puro y duro de brandjacking porque no va contra una marca concreta sino contra los anuncios, en general, que se emiten en la Superbowl. Es una sucesión de clichés (algunos de ellos muy reconocibles de años anteriores) y lo que viene a decir Tide es: en cada anuncio que veas estaremos NOSOTROS dentro, porque la ropa que llevan sus protagonistas está lavada con nuestros detergentes.

Os dejo con él (sí! es el sheriff de Stranger Things!):