España y la Publicidad: los 80

Cerrábamos los 70 en España con la marca que siempre ha querido ser la prota de la felicidad: Cocacola. Y abrimos los 80 con algo parecido: una felicidad simple, asociada al consumo y que empieza a tener efecto en la sociedad española.

Y nada mejor que este mítico anuncio de PRYCA para ilustrarlo:

Y es que los 80 nos trajeron muchas marcas y muchos anuncios. Porque no sólo empezamos a traer muchos más productos de fuera de nuestras fronteras, sino porque muchas agencias de publicidad internacionales se instalaron en nuestro país.

"Nissan Motor Ibérica... LOS JAPONESES"

Además esta década fue el pistoletazo de salida para un sector que hasta ahora apenas existía en España, y menos aún a nivel usuario: la tecnología de consumo. Televisores, vídeos, videocámaras, spectrums, walkmans… esta categoría hablaba del futuro con mensajes que ahora están totalmente obsoletos. Curiosamente, muchos de sus protagonistas fueron niños, y casi todos con gafas. Su intención era explicar para qué servían esos nuevos aparatos y  simplificar el mensaje para quitar el miedo a los consumidores.

¿Recordáis el vídeo BETA? Uno de los primeros fracasos comerciales de Sony. Aunque tenía ventajas tecnológicas frente al VHS, grababa la mitad de horas que el otro y al final sólo le quedó la opción de entrar en una guerra de precios que también perdió. En 1988 Sony admitió su derrota y anunció la producción de una línea de grabadoras en VHS.

Pero la tecnología no sólo se aplicaba a la electrónica: marcas de consumo (como Dodot) también aprovecharon el filón de nuestra sociedad por fin "premiase" la innovación.

Fue una época dorada para la publicidad española, con algunos slogans que siguieron vigentes muchos años: "Leche, cacao, avellanas y azúcar. No-ci-lla". Y también con algunas marcas que, después de esa época, no necesitaron seguir haciendo publicidad porque seguían siendo recordadas, como las galletas Maria Fontaneda. Incluso algunas a las que luego se les vetó hacer publicidad, aún viven de las rentas de su época dorada (por ejemplo el tabaco, como este jingle de Fortuna).

Y se crearon iconos como el primo de zumosol, el jingle de “Leche desnatada pascual” o el slogan “Contigo no, voy a comer con Don simon”.

Y algunos anuncios que consiguieron representar ese momento de expansión y cambio, se convirtieron en himnos de esa década: "Tu vida cambió, no eres como ayer, hoy todo es mejor, saber escoger, tu limón es Schweppes".

Como estáis viendo, se hicieron muy buenos anuncios, optimistas, memorables, mirando al futuro. Y la inversión publicitaria aumentó hasta los 215.000 millones de pesetas en 1984. Ve la luz la ley general de la publicidad en 1988. Se crea la Confederación Española de la Publicidad. Llegan el primer McDonalds y la MTV. Nacen las televisiones autonómicas.

Y España llega a la cima de la creatividad publicitaria en 1989 con un anuncio que consiguió el primer Grand Prix de Cannes para España. La protagonista fue una perrita, Pipin, que intentaba jugar con su amo y le traía una pelota o la correa para ir al parque e incluso aparecía montada en patinete tapando la televisión que él no dejaba de ver. Pero era imposible, su amo no le hacía ni caso. Esto ocurría poco después de que Purina nos conmoviera con su slogan “Él nunca lo haría”, sobre el abandono de perros en verano.

Y en este post queríamos hablar un poquito más de los slóganes. Porque parece una frase sencilla, casi encontrada por casualidad. Pero nada más lejos de eso. Son la culminación de un trabajo a veces de semanas, que hay que resumir en pocas palabras. Bastante difícil.

A veces los sloganes integran la marca (Un poco de Magno es mucho) y a veces no: intentad adivinar quién es el rey de la fruta, qué marca de suavizante está detrás de “El borreguito”, quién dijo eso de “¿Frío yo? Nunca!”, qué perfume de hombre te retaba con su “Hacerlo inolvidable es cosa tuya” o el detergente tras “La suciedad está en la ropa… ahora la suciedad está en el agua”.

Y cerramos con un slogan que nos enseñó a entender cómo funcionaba una nueva enfermedad: SI-DA, NO-DA.