Soy Rhonda, de Asuntos Internos - 3

Hay dos anuncios que me dan retortijones en los últimos tiempos, uno de fuet y otro de salchichas.

Y no porque me esté volviendo vegetariana, porque éste de Oscar Mayer "Americanos" y éste de Campofrío "Larga Vida" son de mis favs de la sección de refrigerados.

Pero los que no trago son los nuevos de El Pozo y Campofrío.

El primero va de un chico que regala flores a su madre para que le haga la comida. A sus ¿35? años. En serio?? Ok a que vayas a comer a casa de tu madre porque pases de cocinar, pero que le regales flores no te hace menos dependiente.

Y la segunda parte de este anuncio de El Pozo, en la que su madre se pasa por su casa con amigas sin avisar, me hace pensar en una retorcida relación madre-hijo... menos mal que ella tiene amigas con las que él se desternilla, porque si no 3...2...1... Norman Bates.

El otro anuncio, el de Campofrío, es también muy paterno-filial. Se inicio en tono ogro "no te levantas hasta que no te lo comas todo!", y ¡hostias! qué mal rollo te entra. ¿Es una anuncio de apadrinamiento? ¿Son esos niños Hansel y Gretel? ¿Por qué tanto odio en un hogar decorado con muebles de Ikea? Menos mal que los padres recapacitan y se dan cuenta de que esos niños a los que maltratan serán los que les cuiden, den las pastillas, y no metan en un asilo cuando se jubilen. Por eso deciden comprarles salchichas, para que sean felices y no les devuelvan el maltrato cuando sus padres sean viejos. Jajaja, qué tronchante.

Por favor, ¿podemos dejar de crear anuncios alrededor de psicopatías varias para la sección de charcutería?