Una apuesta por el branding en la Arribada 2017

Una apuesta por el branding en la Arribada 2017

De la misma manera que ayer compartimos con vosotros el contexto histórico de la Arribada, hoy nos vamos a centrar en su contexto visual.

Y es que en este blog tenemos una sección dedicada al branding en la que analizamos marcas, estrategias, publicidad, historias... así que no podíamos dejar pasar la apuesta que ha hecho este año Baiona con su fiesta grande, la Arribada.

Porque acostumbrados a ir callejeando por la Arribada y ver vasos de plástico blanco, latas, minis de plástico transparente, tazas marrones, cuncas blancas, bricks y mil recipientes más... estamos encantados con la iniciativa de este año: vasos de cartón con la imagen de la marca, entregados gratuitamente con tu consumición.

¿Por qué nos encanta? Porque es una fiesta, como veremos luego, muy acorde estéticamente. Y llevarlo a un elemento fundamental de la fiesta (los vasos!) es dotarlo de aún más coherencia.

Y nos sirve de ejemplo para mostrar que el branding va más allá del diseño de logotipos y alcanza todo lo relacionado con la la comunicación de las marcas en cualquier plano. Porque cuanto más coherente sea la imagen que se proyecta y más planos toque, la experiencia que vivimos es más rica e inmersiva. Es decir, la gente se deja llevar por el ambiente y la marca resulta creíble.

Los vasos serán de color marrón con una imagen de la estatua de Martín Alonso Pinzón. Una silueta cuidada y limpia, más elegante, menos obvia. De esta manera Baiona remarca su personalidad diferenciadora, lejos de las recargadas tipografías y excesivas imágenes que vemos en otras fiestas medievales.

Y es que cuando hay una buena historia que contar y que vivir, menos es más. Y en el caso de Baiona esto se cumple, y el resultado es muy acorde estéticamente.

Para quien haya visitado Baiona, sabrá que esta población tiene un casco viejo hecho de piedra o granito, con tonos tendentes a lo terroso, combinados muchas veces con madera. Está bañada por el mar, por lo que la gama de azules y grises está también presente en su paleta de colores. El conjunto es cálido, muy agradable a la vista, natural. Por eso son tan coherentes los visuales escogidos para su comunicación en los últimos dos años.

Y si habéis estado alguna vez en la fiesta de la Arribada, sabréis que Baiona reviste sus calles de banderas, estandartes, lonas, banderolas, toldos... destacando los colores clave de este momento histórico, que supondría el fin de la Edad Media.

  • Los tres colores principales y simbólicos: blanco, negro, rojo.
  • Los colores de luz: dorado (y también blanco).
  • Los colores básicos, que en su versión apagada resultan otoñales: granate, verde, azul.

Porque para conseguir colores luminosos en estos años se apoyaban en el tipo de tejido, y no tanto en el tinte usado: la seda, por ejemplo, permitía ese brillo. Lana, lino o algodón apagaban el tono.

Todo esto añadido a una agenda que nos entretiene con actividades de la época y una gastronomía cuidada y deliciosa, hace que (como decíamos) te dejes llevar por el ambiente y te creas "la marca". Algo muy importante para que, cada año, queramos volver a vivir la Arribada de Baiona.

* Los vasos, además, facilitarán la recogida de residuos y el reciclaje a posteriori, ya que son de cartón.