"El Fundador" en cines desde el 10 de marzo

"El Fundador" en cines desde el 10 de marzo

Dos innovadores hermanos, y un esforzado vendedor. De socios a rivales. Y de contexto: cómo se gestó una de las mayores compañías del mundo. Eso es "The Founder", una película sobre los inicios de McDonalds que estrenará Diamond Films el 10 de Marzo en España. Aquí tenéis el trailer.

Pero en este post me gustaría centrarme en el contexto, aprovechando que hace poco publicamos sobre la época dorada de la publicidad en los 50s. Recordemos que eran años de expansión del consumo, de optimismo, de mostrar la satisfacción que los productos darían al comprador:

  • En los años 40 los anuncios publicitarios decían: esto es una lavadora y sirve para lavar toda la ropa. Pero en los 50 pasó a decirse: esto es una lavadora, sirve para lavar toda la ropa y tú serás mucho más feliz si la tienes porque harás feliz a tu familia.

Además en 1957 se lleva a cabo la famosa investigación sobre publicidad subliminal en la película "Picnic":

  • Insertaron mensajes subliminales que decían "¿Tienes hambre?, come palomitas y bebe Coca-Cola". Como consecuencia, las ventas de palomitas se incrementaron en casi 58% y las de Coca-Cola en un 18%.

Astucia pura en los años del todo vale...

Bueno, pues los hermanos McDonalds y Ray Kroc no sólo se pelearon por los derechos sobre la que sería la cadena de comida rápida más icónica de todos los tiempos. No. También crearon una forma de comer y de enfocar los family meals, con su disposición de mobiliario, colores y estrategias de consumo que ríete tú del neuromarketing.

La base de todo fue el ahorro de tiempo: si la gente tiene prisa, necesitamos reducir su tiempo de espera de 2 minutos a 20 segundos. Pero esto no sólo afecta a la preparación de los alimentos (inspirada en la línea de ensamblaje de la industria automovilística, que también vivía un momento dulce), sino también a la hora de servir el producto.

  • Mel's y otras cadenas explotaban la moda de los camareros en patines. Esto dio lugar a la la cultura alrededor de los drive-ins que tan bien reflejó American Graffiti. Pero McDonalds dio una vuelta de tuerca al tema y se ahorró el coste de camareros haciendo que fuese el cliente el que se acercase (sin su coche) a la ventanilla de pedidos. Allí les esperaba un pequeño grupo de expertos en preparar y servir pedidos en tiempo récord y en un espacio mínimo, con el consiguiente ahorro de minutos en desplazamientos de camareros hasta los coches.

Pero había más cosas: "la comida es buena, es rápida, es barata, y puedo traer a mis hijos". Son declaraciones de 1954. Los niños empiezan a ser el público objetivo de estos restaurantes, y las cadenas como McDonalds empiezan a desarrollar estrategias para tentarles:

  • El marketing infantil a base de continuas promociones y regalos a los niños, además de la creación (más tarde) de auténticos parques infantiles, es su principal baza. Esto derivaba en un chantaje emocional de los niños a sus padres y abuelos.

Yo estoy deseando verla ;)