Cero en introspección

* El título de este post se lo debemos a @LenguayL gracias por ponérnoslo fácil! ;)

Uno de los rasgos asociados a las personalidades creativas es la introspección. Frank Barron observó a los escritores Truman Capote, William Carlos Williams y Frank O’Connor durante varios días, y concluyó que no es la inteligencia lo que nos hace más creativos (ojo, no ponemos en duda este rasgo en ellos...) sino que son las áreas más ligadas a lo emocional lo que lo determinan:

"una mayor inclinación hacia la introspección, una preferencia por la complejidad y la ambigüedad; una tolerancia inusualmente alta hacia el desorden; la capacidad de extraer orden del caos; la independencia; un carácter no convencional; y la voluntad de tomar riesgos".

Hace poco un compañero de profesión me dijo: "¿te das cuenta de que las campañas de publicidad son cada vez más repetitivas y burdas? Creo que trabajar tantas horas, con fechas de entrega tan exigentes y con tanta mecanización de los procesos está acabando con nuestra creatividad". Lo suscribo totalmente.

Tengo la suerte de trabajar en una agencia pequeña, pero aún así no me libro de la presión de los concursos de agencia, de la satisfacción del cliente, de no poder proponer nada que no se auto-explique en un ppt enviado por email... ¿dónde quedaron esas presentaciones inspiradoras sobre el concepto creativo que estás proponiendo? ¿es que sólo existen en HBO?

Personalmente, tengo mis únicos momentos creativos por el pasillo yendo a mear, o mientras conduzco de vuelta a casa (me grabo las ideas a lo Dale Cooper en el móvil, unas risas).

En este contexto no hay espacio para la introspección, y eso es una putada. Así que como se acerca el día de la Publicidad (27 enero), propongo este plan para irte de puente y superarlo: alojarte en una cabaña en un árbol. Más lejos de todo y de todos no puedes estar...

Y he encontrado ésta en Huétor de Santillán, en Granada: "situada a 3 m de altura, en dos cipreses arizona que la atraviesan. Para llegar hasta ella tendréis que subir unas escaleras en una encina y luego cruzar un puente colgante." Hecha con materiales reciclados por los anfitriones, y con mesas exteriores y mobiliario de madera trabajado también por ellos. Hamacas, pequeños bosques de encinas, pequeño estanque con patos, gallinero cercado en un extremo del terreno, huertos varios, alberca con agua de manantial... para introspeccionarse a gusto, vamos.

La cabaña está sacada de Airbnb y la gestiona una asociación que pide que durante la estancia aprendas cómo viven el día a días en el campo, el cuidado de los huertos, el compostaje, el cuidado de los animales... además hay que elegir uno de sus cursos de sostenibilidad durante la estancia.

Sabed, por cierto, que para reservar a través de Airbnb debes firmar el siguiente párrafo:

"Me comprometo a tratar con respeto y sin prejuicios a los demás miembros de la comunidad de Airbnb, independientemente de cuál sea su edad, color de piel, sexo, religión, nacionalidad, etnia, identidad de género u orientación sexual, o de si tienen alguna discapacidad."

Y es que según Índice Global de Creatividad desarrollado por la Universidad de Toronto, la Tolerancia es otro de los factores clave de la creatividad.