El storytelling escondido de ron Santa Teresa

El storytelling escondido de ron Santa Teresa

Me he llenado de engagement a través de un artículo que es la base para presentarnos el mundo del ron Santa Teresa.

Brutal. Es el primer adjetivo que me ha llegado a la cabeza después de leer un artículo de El País sobre la relación de ron Santa Teresa con el rugby. Y poco habla de rugby, que es sólo la base para presentarnos su mundo. Habla de los inicios del proyecto Alcatraz, el origen de la familia Vollmer, la situación de las cárceles venezolanas, el carisma del presidente de la compañía… y más, mucho más.

Este precioso ejercicio de storytelling lo ha desarrollado un periodista, pero podría haber estado en manos de un buen copy y habríamos obtenido un resultado igualmente apasionante.

Porque aquí no hablamos de una marca sino de una comunidad, de una realidad social y, así lo creo, de un trocito de historia. El material sobre el que trabajar es muy bueno.

Y todo esto ha surgido de mi curiosidad al ver la nueva campaña de ron Santa Teresa “Jugamos rugby, hacemos ron”. Con lo poco que se habla de este deporte, me ha apetecido saber más, sin imaginar todo lo que podría haber detrás. Pero si me hubiera quedado en la campaña, no lo habría descubierto.

El artículo me ha conmovido, me ha convertido en una fan acérrima de la marca, y también en su gratuita embajadora. La campaña no. Tampoco la web. Si no hubiese aparecido ese artículo en mi búsqueda, todo habría quedado en una anécdota de una marca que apuesta por dar una imagen alejada de lo funcional y se involucra con un deporte minoritario.

La web es interesante y bella, no lo niego (me ha hecho querer saber más y las fotos son preciosas), pero no ha sido la descarga de engagement que ha supuesto el artículo.

Por todo esto, animo a las marcas a que investiguen o construyan su historia, para que sobre ellas se pueda escribir algún día un artículo tan brutal como el que se ha podido escribir sobre Santa Teresa.

Estamos hablando de agentes vivos, íntimamente relacionados con su entorno.

De dónde se obtienen las materias primas, en qué mundo viven sus empleados o qué inspiró el nacimiento de la empresa son preguntas interesantes para las que hay que buscar respuestas interesantes.

El ahorro, los sueldos, la rentabilidad, el dinero… no pueden ser la única respuesta. Hay que salirse de lo funcional y ver la historia en términos más humanos.