Nos consumimos

4.jpg

Nos consumimos.

Nos consumen.

Lo correcto sería que dejamos consumirnos, ya sea por el tabaco, el alcohol y diversas drogas en las que también podemos incluir el amor, la amistad y la felicidad entre otras.

Estas últimas, no deberían serlo, ya que una droga por definición es una sustancia o preparado medicamentoso de efecto estimulante, deprimente, narcótico o alucinógeno.

En mi opinión, el amor lo es, porque si lo tienes es como una adicción, si no sabes controlarlo puede llegar a arruinarte; por otro lado, si no lo tienes, lo más probable es que lo andes buscando.

La amistad, depende de por quién te rodees, tanto puede ser una droga que te aporta todo lo bueno, como dejarte en la mierda, suele ser peligrosa, ya que te la pueden quitar o tú mismo te la puedes cargar de repente.

Y por último pero no menos importante, la felicidad, en la sociedad en la que vivimos parece que no nos permite estar tristes, por eso es una droga, siempre la andas buscando, intentando conseguirla y puedes llegar a olvidarte de muchas cosas por buscar tu propia felicidad y no, si queremos estar tristes, podemos estarlo y poco a poco iremos floreciendo, rodeados de quién sabe que cuando estamos así, necesitamos que nos tapen con una manta y nos acaricien la espalda.