Playstation 1 o Intentamos trollear a Sony [sale mal]

Corría el año 1991 y en el Consumer Electronics Show de Chicago, Sony anunció una explosiva colaboración con Nintendo: una versión de la famosa Supernes acompañada de un lector de discos compactos. La fiebre del CD estaba en su punto álgido, y ambas compañías llevaban trabajando en secreto en el proyecto, la Nintendo Playstation, desde 1989. El anuncio conjunto prometía revolucionar el mundo consolero. 

    Este podría haber sido el aspecto de la Nintendo Playstation.

   Este podría haber sido el aspecto de la Nintendo Playstation.

Pero la compañía del fontanero bigotudo no acababa de ver del todo claras las intenciones de Sony, que había propuesto unas condiciones que Nintendo consideraba poco ventajosas. Sus temores eran fundados: el por aquel entonces joven Ken Kutaragi pretendía aprovechar la colaboración con Nintendo como el trampolín que Sony emplearía para entrar en el mundo de las consolas domésticas. Así que en una jugada inesperada, el día siguiente al anuncio de Sony, Nintendo se retiró del proyecto y reveló una nueva colaboración con Phillips, compañía danesa que para mas inri era competencia directa de Sony. Con este movimiento Nintendo esperaba echar a Sony del negocio consolero. Por desgracia para ellos, no les salió bien.

Tanto Kutaragi como Norio Ohga, presidente de la compañía, estaban furibundos por la humillación a la que se habían visto expuestos. Tanto que buscaron venganza creando una división de Sony dirigida por el propio Kutaragi que pasaría a llamarse Sony Computer Entertainment. El resultado de tal berrinche fue la afamada Sony Playstation, consola que que aunaba las que serían las tecnologías abanderadas durante los 90 en la industria del videojuego: el almacenamiento en discos digitales y los modelos tridimensionales.

Pero al principio el 3D era una incógnita: incluso los genios de idSoftware usaban modelos 2D en su juego bandera, Doom, y ni siquiera en las máquinas recreativas era una tecnología asentada. Todo apuntaba a que el empleo de tan novedosos trucos informáticos desembocaría en un aparato caro y poco popular. Una de las primeras compañías en intentarlo fue Panasonic, que en 1993 lanzó su sistema 3DO, con grandes capacidades 3D, discos ópticos y licencias muy baratas. Pero con el escandaloso precio de 699.95$ fue un rotundo fracaso. 

Por otro lado, Sony Playstation prometía ofrecer tecnología tridimensional a un precio asequible, y curiosamente, fue un juego de SEGA, la gran rival de Nintendo en aquella época, el que acabó por convencer a los desarrolladores de que aquello era posible. Creado por Yu Suzuki y lanzado en noviembre de 1993, Virtua Fighter era un fighting game cuyos luchadores estaban compuestos completamente por polígonos. Si bien eran feos a más no poder, la fluidez y realismo de sus movimientos lo convirtió en un gran éxito y en la prueba fehaciente de que los personajes en 3D si eran factibles.     

 La saga pionera en la lucha 3D fue ampliamente superada en ventas por la saga Tekken, de lanzamiento posterior. Y es que VF es tremendamente complicado a pesar de usar solo 3 botones.

La saga pionera en la lucha 3D fue ampliamente superada en ventas por la saga Tekken, de lanzamiento posterior. Y es que VF es tremendamente complicado a pesar de usar solo 3 botones.

En resumen: SEGA demostró que el 3D era una realidad, pero Sony fue quien le sacó verdadero partido. Incluso desde la propia SEGA, que también trabajaba en un nuevo sistema doméstico, confiaban poco en esta tecnología. Su consola Sega Saturn manejaba modelos tridimensionales, pero principalmente era un aparato con gran potencia para las 2D. El resultado de tan trambólicos sucesos fue que Sony Playstation se ganó la confianza de grandes desarrolladores: Namco (Ridge Racer, Tekken, Soul Edge...) fue la primera gran compañía en subirse al barco de Playstation. La seguirían Squaresoft (Final Fantasy, Vagrant Story, Chrono Cross, Parasite Eve...) y muchas otras que consideraban que tanto los cartuchos que ofrecía Nintendo en su futura Nintendo 64 como la escasa potencia 3D de Sega Saturn no eran suficientes. 

Tras su lanzamiento en 1994, Sony Playstation se convirtió en la líder indiscutible de su generación, sobrepasando con creces tanto a Saturn como a Nintendo 64. Con casi 8000 títulos en su librería, más de 100 millones de aparatos vendidos y varios juegos legendarios como Final Fantasy VII o Metal Gear Solid, la novata Sony se comió el trozo más grande del pastel y afianzó su puesto en un mercado en el que no ha dejado de ser líder desde entonces. 

Estarán contentos en Nintendo.