La perla de agua

La pacífica vida de Elisa Beltrán se ve amenazada el día en que un misterioso desconocido entra en la biblioteca de Oropesa del Mar donde ella trabaja y deja un libro sobre Barbarroja, el corsario berberisco que atacó las costas de la villa hace más de cinco siglos.
Un extraño accidente abre una brecha en la realidad que vive Elisa, que la sumerge en un mundo de piratas, aventuras, intrigas, pasión y peligros. Un entorno que la arrastra hacia un abismo irreal que amenaza con engullirla.


Corre el año 1536. Isabet Llerán es una morisca que vive en la villa de Oropesa y acaba de ser repudiada por su prometido en favor de una noble castellana. Un día presencia cómo las galeras de los berberiscos se acercan a la costa, y llevada por el resentimiento forja una venganza que se saldará con su propia desgracia. Tras una sangrienta incursión, Isabet, junto a la joven noble de la que pretendía librarse, cae en manos de los piratas y es llevada a Argel para ser vendida como esclava.
¿Se pueden vivir dos realidades en una? Sumérgete en esta apasionante y desgarradora novela que transgrede el tiempo y la razón, en la que una sola perla de agua es suficiente para abrir el secreto que esconde en sus profundidades.


Mis opiniones y reseña


Después de Meretrice, Los tres nombres del lobo y todas las magníficas novelas de Lola P. Nieva no deseaba otra cosa que publicase un nuevo libro, y es que esta escritora sabe mejor que nadie vender ilusión, magia e intrigas en sus rocambolescas aventuras. A veces me pregunto como es capaz de tener tal imaginación para escribir sus libros. Si el lobo me hizo aullar y meretríz vibrar, este pirata me conmovió pero lo que más me gustó fue el personaje femenino de Isabet, su ferocidad, agallas y las formas de afrontar una vida llena de afrentas y rencillas me cautivó. 
La novela está escrita en primera persona, nos muestra dos vidas, en distintos planos existenciales, en una realidad paralela, separada por varios siglos de distancia. Por un lado Isabet que vive en el siglo XVI durante el reinado de Carlos I de España (el emperador), y por otro a Elisa que vive en la actualidad. La narrativa mantiene un pulso vibrante, Lola tiene una capacidad sublime para sacar provecho de las situaciones y mantenerte en vilo, no pudiendo predecir mucho más que la información que te van dando.  

WhatsApp Image 2018-07-01 at 10.29.26(1).jpeg

El día en que Luis Roig entra en la biblioteca donde trabaja Elisa Beltrán, su vida da un giro de 180 grados. Un libro y dos vidas marcadas por un pasado desgarrador, de las que pende un futuro incierto para ambos. Un accidente, abre una brecha en el tiempo en una realidad paralela. Y en ese momento, Elisa conocerá la vida en otro plano y siglo de Isabet Llerán.
Isabet, facilitándole la entrada en su ciudad a los corsarios berberiscos, habían arrasado a todo un pueblo condenándolo a la desgracia por no saber gestionar sus sentimientos. Dolor, pasión, intrigas y conspiraciones envolverán sus vidas, teniendo como objetivo el mismo fin. Juntas serán un todo.
Y me despido con un breve párrafo de lo que os encontraréis en la perla de agua:

- En la guerra, todo vale, tan sólo importa el fin y más si es tan elevado.
- Claro, hay que aniquilar a todo aquel que no se someta a la fe impuesta. No soy estúpida, la fe es sólo la excusa, esta guerra no es por religión, es por poder. Tus ojos derrochan ambición, odio y venganza, ¿esos son los preceptos que predica tu dios?
La bofetada golpeó mi rostro con violencia.
- Y éstos son tus argumentos- escupí con inquina, cubriendo mi dolorida mejilla con la mano-: la fuerza, cuando la razón no puede respaldarte.