SNES Mini, 2 mandos, 16 bits y 21 juegos

SNES Mini, 2 mandos, 16 bits y 21 juegos

Una vez más, Nintendo vuelve a la carga con una versión en miniatura de una de sus máquinas clásicas, la que sin duda es su sistema más emblemático: Super Nintendo, el cerebro de la bestia. 

Y es que NES Classic Mini fue un éxito: las existencias se agotaron, la especulación alcanzó límites absurdos, y la nostalgia hizo el resto. Siguiendo la estela de su anterior lanzamiento, SNES Mini se lanzará el 29 de septiembre de 2017, y aunque desde Nintendo aseguran que habrá más stock que con la NES Classic, en sus planes no entra la producción a largo plazo. 

Esta vez el paquete costará 79,99€, contará con dos mandos con cables de 153cm y 21 juegos, que son menos que los 30 de NES Classic, pero con el doble de bits, ahí es nada. Estos son los juegos incluídos en la versión occidental, en orden alfabético:

Contra III: The Alien Wars: Jimbo y Sully se las verán a tiro limpio con las fuerzas alienígenas que intentan invadir los Estados Unidos. Si, antes no hacían falta tramas tan sesudas.

Donkey Kong Country:  Visualmente impactante, con una banda sonora de lo más pegadiza y una jugabilidad excelente, Donkey Kong Country es uno de los más grandes títulos de plataformas de todos los tiempos.

EarthBound: ambientado en un mundo “normal” y alejado en su planteamiento de los mundos de fantasía de otros RPG de la época, su inclusión se debe a la popularidad que alcanzó sobre todo en USA, donde se ganó el estatus de título de culto. 

Final Fantasy III: en realidad es Final Fantasy VI, pero se liaron un poco con los números. Ya era considerado una obra maestra antes de que Cloud & co. lanzasen a la saga al estrellato. Probablemente el cénit de la famosa saga.

 Famosas últimas palabras.

 Famosas últimas palabras.

F-ZERO: Rápidos, furiosos y futuristas. F-ZERO es un clásico del género, y comparte con Mario Kart el podio de los juegos de conducción de SNES. 

Kirby Super Star: Kirby Fun Pak en Europa, es una colección de juegos de plataformas y minijuegos con Kirby como protagonista, un bichito adorable y rosa que entre plataforma y plataforma devora a sus enemigos. 

Kirby’s Dream Course: Para hacer la digestión tras devorar a sus enemigos, Kirby se transforma en pelota en esta especie de mini golf. La primera aparición de Kirby en SNES fue haciendo de pelota, si.

The Legend of Zelda: A Link to the Past: Uno de los mejores juegos jamás creados, A Link to the Past es como una versión del original de NES pero a lo bestia. Exploración, puzzles, enigmas, jefes finales... la esencia de la saga en refinados 16 bits.

 Los inicios de los héroes siempre son duros.

 Los inicios de los héroes siempre son duros.

Mega Man X: El primer MegaMan de SNES y un clásico instantáneo. Megaman podía correr, saltar, escalar y lanzar Hadokens. La casa por la ventana, dijo Capcom, y la verdad, lo hicieron bien.

Secret of Mana: Otro clásico y uno de los primeros JRPG lanzados en Europa para SNES, esta vez con una jugabilidad enfocada a la acción en lugar de los clásicos turnos. El equipo de 3 personajes te permitía jugar hasta con 2 amigos.

Star Fox: Fox McCloud, Falco Lombardi y compañía forman parte del elenco de un juego que permitía  a la SNES mostrar diseños en un arcaico 3D, y que de algún modo conseguía que disparar y pilotar un amasijo de ¿polígomos? fuese una experiencia única. Do a barrel roll!

Star Fox 2: La estrella de la función. Este juego nunca llegó a ver la luz a pesar de haberse terminado, y de pronto Nintendo decide incluirlo en la selección de SNES Mini. Una bonita sorpresa.

Street Fighter II Turbo: Hyper Fighting: La versión número... bah, qué más da... Street Fighter II Hyper Fighting es otra revisión del clásico entre clásicos y padre de los juegos de lucha modernos, esta vez un 15% más rápido.

Ryu tirándole de los pelos del pecho al bueno de Zangief.

Ryu tirándole de los pelos del pecho al bueno de Zangief.

Super Castlevania IV: El debut en 16 bits de la saga, y una obra maestra del género. Una vez más, atravesaremos los dominios de Drácula para plantarle cara en lo más alto de su castillo.

Super Ghouls ’n Ghosts: Un toque de un enemigo te deja en calzones frente a hordas de demonios, dos toques y te mueres. Y decían que Dark Souls era difícil.

Super Mario Kart: Juegazo. Piques interminables controlando a Peach o Bowser y lanzando caparazones azules como si no hubiese un mañana. 

Super Mario RPG: Legend of the Seven Stars: Mario es un tío apañado, lo mismo te echa unas carreras de karts como te protagoniza un RPG. Lanzado apenas unos meses antes del lanzamiento de la Nintendo 64, fue el primero de muchos RPG protagonizados por Mario. 

Super Mario World: El plataformas por excelencia, cogió todo lo bueno de Super Mario 3 y lo elevó a la enésima potencia. Gráficos, música, diseño de niveles, Yoshi... Si SNES Mini se lanzase con un solo juego, sería este.

 Esporas radiactivas, un jugador de rugby, una tortuga con capa.. si, por aquí se va a la Llanura del Donut.

 Esporas radiactivas, un jugador de rugby, una tortuga con capa.. si, por aquí se va a la Llanura del Donut.

Super Metroid: Este juego sentó las bases del género Metroidvania – junto con Castlevania: Symphony of the Night de PSX. Uno de los juegos más importantes jamás creados. No hay mucho más que decir.

Super Punch-Out!!: Un clásico entre los títulos de boxeo, aunque en esta versión no nos enfrentemos a Mike Tyson, presenta un elenco de adversarios de lo más variopinto, cada uno con sus patrones de ataque únicos. 

Yoshi’s Island: Aunque es la segunda parte de Super Mario World, en este título controlamos a Yoshi. Con un apartado artístico excelente y atemporal, jugablemente está a la altura de su predecesor.

 Si, esto es una SNES.

 Si, esto es una SNES.

Y esto es todo, amigos. Sin duda en SNES fue una consola con un catálogo excelente: la saga Star Wars, Final Fight, Turtles in Time, Terranigma, Illusion of Time, Mario Allstars...  Como en cualquier compilación de un sistema con un catálogo tan amplio como SNES, es imposible cuadrar los favoritos de todo el mundo en una única lista, y si bien se echan en falta algunos títulos emblemáticos (Chrono Trigger, ¿hola?) y la lista se antoje quizá corta, la selección es satisfactoria en términos generales.

Así que si os pica la nostalgia y os interesa la propuesta retro de Nintendo, corred, ¡ya se están agotando las reservas!