Tras las huellas del lobo

Tras su reencuentro, Gunnar y Freya disfrutan de su apasionado amor en la época actual. Gunnar se ha convertido en un temible Berseker, un fiero guerrero atrapado en las ambiciosas mañas del taimado rey Halfdan Svarte el Negro. Freya deberá liberarlo, enfrentándose a peligrosas intrigas, a la maldad de sus enemigos y a la crueldad de los dioses. Y es en el pasado donde Gunnar y Freya encontrarán respuestas a su presente, donde tendrán que demostrar la fuerza de su amor. Juntos deberán liberar al implacable lobo que ahora los gobierna. Tras las huellas del lobo, la continuación de Los tres nombres del lobo, es una novela trepidante, plena de emociones desgarradoras, de aventuras intensas y sangrientas batallas.

Hay veces en las que llegar el primero no es equivalente de triunfo, sino que lo que llega después suelen ir mucho más allá ... Tras leer la primera parte (los tres nombres del lobo), que como comenté en el post anterior me encantó, con esta segunda me sentí hechizada, no podía apartar los ojos del libro, lo que me costó unas buenas ojeras durante un par de días... pero como lectora empedernida es lo que busco... una novela que me seduzca hasta el punto del exilio... Y con esto lo que quiero decir es que después de leer Tras las huellas del lobo aquella expresión quijotesca debería cambiarse a A veces segundas partes fueron buenas o incluso mejores. Con el final que le dio Lola a la primera parte de esta bilogía (un final que terminaba muy bien) no me imaginé que esta segunda parte tuviera tanta fuerza, los personajes principales son psicológicamente vapuleados… nos encontramos ante una novela cargada de intrigas, engaños, dramas, picardía, pasión y mucho amor contenido… Vamos que me he quedado con una resaca tremenda y ahora a ver que leo para que se me pase (se admiten sugerencias)           

Gunnar y Freya (época actual) celebran su primer aniversario de bodas al que acuden un grupo reducido de amigos. Esa noche, mientras todos pasan una bonita velada, desaparece su hijo… En la búsqueda, Freya, sufre un accidente que la trasladará al siglo IX. Mientras todos creíamos que había muerto a manos de su primer marido Rashid, nada podía estar más lejos de la realidad. Eyra le salva de las garras de la muerte. Gunnar ajeno a esta revelación, se convierte en un temible guerrero berseker bajo el mando del rey Halfdan Svarte el Negro. Freya va en su busca, y se encontrará con obstáculos y revelaciones que helarán su corazón y sacarán los colmillos del lobo que lleva dentro.

El rey Halfdan da cobijo a Freya en su poblado, está decidido (cueste lo que cueste) a convertirla en una de sus amantes. La futura reina Ragnhild (una mujer muy sibilina) consciente del peligro que puede ocasionar Freya en su matrimonio teje una tela de araña sobre Gunnar y su esposa de la que ambos tendrán que salir juntos sino quieren que ésta no los envuelva.

El pasado y el presente son inseparables en esta novela. Y para terminar lo hago con un pequeño dialogo entre Gunnar y Freya:

Gunnar sonrió pendenciero, se acercó seductor rozando la punta de su nariz con la mía y besó suavemente mis labios, apareciendo de inmediato una expresión anhelante.

-Cuidado con lo que juras, preciosa- bromeó con voz ronca y hambrienta.

-Juro por los dioses, los hombres y los elementos, vivir mil vidas a tu lado, morir mil veces en tus brazos y renacer contigo hasta que los tiempos se extingan, la eternidad perezca o el mundo se apague.