La Bestia anda suelta

Evolution o simplemente EVO es el nombre del evento más prestigioso en el mundo de los juegos competitivos de lucha. Aunque se venía celebrando desde 1996, en 2004 tal evento era todavía una competición de nicho, pero lo que ocurrió ese año en la Universidad Cal Poly sentó las bases de lo que Evolution es hoy. 

  Lo primero que debes saber de Daigo es que tiene una estatua y que su apodo es The Beast.

 Lo primero que debes saber de Daigo es que tiene una estatua y que su apodo es The Beast.

Es difícil explicar a alguien de fuera del mundillo la proeza técnica y mental que Daigo Umehara llevo a cabo delante de los atónitos ojos de los alrededor de 500 entusiastas de los juegos de lucha allí reunidos. Ni siquiera era la partida que decidía el torneo, ni siquiera era la partida que decidía la serie que estaban disputando el japonés Umehara y el estadounidense Justin Wong. Nada de eso importa ahora, pues el llamado Evo moment #37 pasó a la historia como uno de los primeros y sin duda más icónico momento de los e-sports
            
Umehara, que contaba con 23 años en aquel entonces, era un reputado jugador de Street Fighter, Vampire Savior y otros títulos del género, tanto en japón como en en los Estados Unidos. Wong, con apenas 18 primaveras, se había labrado un nombre en múltiples juegos, sobre todo en Marvel vs Capcom 2, y en ese mismo torneo acababa de eliminar al recientemente coronado como mejor jugador de Street Fighter III 3rd Strike de Japón en un mirror match. Hoy, ambos son leyendas y siguen en activo siendo probablemente los jugadores más importantes de sus respectivos paises, con decenas de torneos a sus espaldas y muchísimas victorias en su palmarés.

El enfrentamiento no pudo empezar mejor para Wong. Su estilo extremadamente defensivo congeniaba a la perfección con su personaje elegido, Chun Li, y los intentos de Umehara - que manejaba a Ken -  por imponer su juego agresivo no estaban dando los frutos esperados. El marcador estaba 1-1 y el ganador del siguiente asalto se llevaría la primera victoria de la serie. Wong, haciendo gala de un juego paciente y metódico frustraba continuamente la ofensiva de Umehara, que había encajado varios golpes y tenía su medidor de salud peligrosamente bajo: cualquier golpe especial lanzado por Chun Li, de alcanzar el blanco, significaría el KO.

  Asiático, gordo, gafas y un as de los videojuegos. Este estereotipo andante dominó Evolution durante la época de Marvel vs Capcom 2, llevándose el título en 7 años diferentes.

 Asiático, gordo, gafas y un as de los videojuegos. Este estereotipo andante dominó Evolution durante la época de Marvel vs Capcom 2, llevándose el título en 7 años diferentes.

Justin Wong podría haber dejado correr el tiempo y ganar "a los puntos", pero decidió asegurar el asalto con un súper ataque. El súper ataque de Chun Li consiste en una veloz ráfaga de 15 patadas que significaría el fin del combate conectando tan sólo una de ellas. Y Umehara sabía que Justin querría terminar el asalto así. No se equivocaba.

Usando una técnica defensiva avanzada que anula totalmente el daño de los golpes del rival, Umehara realizó un parry en todos y cada uno de los 15 impactos del super ataque de Chun Li. Para los profanos: en Street Fighter 3, un luchador puede defenderse de los ataques del rival moviendo el joystick hacia atrás. Esto bloquea el daño, excepto el de los ataques "especiales", los cuales reducen una pequeña fracción de la barra de vida. En el caso del parry, es todo lo contrario: en el momento de recibir el golpe, si se mueve el joystick hacia adelante, es decir, sin posibilidad de bloquear y en una ventana de tiempo de entre 6 y 10 frames (dado que el juego corre a 60 frames por segundo, esto es entre una décima y un sexto de segundo), el personaje desviará cualquier ataque sin recibir daño alguno, además de quedar en una posición ventajosa para realizar un contraataque. 

Umehara consiguió hacer parry a los 14 primeros ataques en una secuencia que conocía a la perfección y un alarde de memoria muscular: 7 golpes, pausa, 7 golpes. Para el golpe 15º y final, en lugar de un parry convencional, hizo saltar a su personaje de manera que tras hacer parry en el aire a la última patada de Chun Li, pudiendo así caer desde las alturas con un ataque aéreo y a continuación lanzar el super de Ken. El resto es historia:

https://www.youtube.com/watch?v=JzS96auqau0
“LETS GO JUSTIIIIIN...”

“Pero es solo un videojuego” dirá tu cuñado antes de que lo envíes al gulag.


La pelea completa la podéis disfrutar pinchando aquí o podéis comprobar si 10 años después estos fenómenos siguen conservando su toque pinchando aquí.