El arte y la medicina: Cuadro anónimo y Dracunculiasis

Este cuadro es del siglo XIV pero no se conoce al autor ni el título de la obra con lo cual es difícil que la hable del autor, pero sí de la enfermedad que aparece en él.

Cómo podéis ver en el cuadro, vamos a hablar de una enfermedad especialmente desagradable, sobretodo por el final. Se trata de la Dracunculiasis o la Enfermedad del gusano de Guinea. Es una enfermedad tropical provocada por un parásito y no, no está exagerado en el cuadro.  

dracunculus-medinensis.jpg

Vamos primero con un poco de historia; esta debe de ser una de las enfermedades mejor documentadas, aparece en la medicina egipcia (en el Papiro Ebers) hacia el 1550 a. C. Existen informes sobre el comportamiento del parásito en escritos de cronistas de la Grecia antigua, hacia el siglo II a. C. Su nombre no viene del famoso vampiro Drácula sino del latín y significa “afección con dragones pequeños”. El nombre común “lombriz de Guinea” apareció después de que europeos vieron la enfermedad en las costas de Guinea en el siglo XVII.

El Centro Carter ha predicho que la enfermedad de la lombriz de Guinea “será la primera enfermedad parasitaria que será erradicada y la primera enfermedad que será erradicada sin usar una vacuna o un tratamiento médico”.

Este tipo de enfermedad la podemos encontrar en África, Asia e incluso Norteamérica y afecta tanto a humanos como a animales. Esta causada por Dracunculus medinensis, que en su forma de larva están dentro de los copepodos, una especie de minúsculos crustáceos, y permanecen ahí hasta que algún animal u humano bebe agua donde habitan los copépodos y se los traga, comenzando el ciclo vital de Dracunculiasis. Sí sois aprensivos no continúes leyendo… o sí eso ya es cosa vuestra.

Drac_life_cycle.png

La larva de la lombriz se desarrolla dentro de los copépodos durante unas semanas y en este tiempo si el agua es ingerida, y a pesar de no estar aún maduros, pueden llegar a infestar* al nuevo huésped igualmente. Una vez ingeridas el ácido estomacal desintegra al crustáceo pero no a las larvas, y estas migrarán hacia cavidades del cuerpo para encontrarse machos y hembras (la hembra es la más grande, puede llegar a medir 2 metros). Después del apareamiento el macho muere y la hembra viaja hacia el tejido conectivo principalmente hacia miembros inferiores. Durante este trayecto la persona infestada puedes sentir un ardor en la zona por donde “viaja” la lombriz denominado como “ardor de serpiente”. Pero aquí no acaba la cosa, en cuanto llega a la pierna o al pie empieza a desarrollarse una dermatosis nodular, la lombriz genera una especia de ampolla que a las 72 horas romperá y emergerá de ella. Cada vez que el huésped (la persona infestada) sumerja la extremidad en agua para aliviar el ardor la lombriz liberará sus larvas para volver a comenzar el ciclo.

No hay vacuna para prevenir el contraer este parásito pero sí se pueden tomar ciertas medidas como por ejemplo evitar beber agua contaminada; es decir, filtrar el agua, hervirla… Y también evitar que una persona contagiada por la lombriz de guinea este en contacto con fuentes de agua potable.

El tratamiento va desde la extirpación quirúrgica de la lombriz, hasta la inmersiones controladas de la ampolla en el agua para que vaya emergiendo y así poder engancharla poco a poco (no se debe romper puesto que puede petrificarse y pudrir en la zona), este método ya se describe en textos egipcios antiguos.

Y hasta aquí mi post super agradable del mes…. ¡Adiós!

*Se denomina infestación a la invasión de un organismo vivo por agentes parásitos externos o internos. La diferencia fundamental con el término infección es que este último, se aplica exclusivamente a microorganismos que tienen como objetivo su reproducción en el organismo infectado, causando en muchas ocasiones la muerte del mismo, mientras que el objetivo de los parásitos es su supervivencia a costa del huésped que parasitan. El término infección debe restringirse a la acción de bacterias, virus y otros microorganismos cuya acción sea la descrita anteriormente.