Han descubierto una nueva neurona

Han descubierto un nuevo tipo de neurona: un haz denso y espeso que está presente en las personas pero que parece faltar en los ratones. Estas "neuronas de rosa mosqueta" se encontraron en la capa superior de la corteza, que alberga muchos tipos diferentes de neuronas que inhiben la actividad de otras neuronas.

Los científicos detectaron las neuronas en rebanadas de tejido cerebral humano cuando estaban realizando un “inventario” de las células del cerebro humano al combinar el estudio microscópico de la anatomía del cerebro y el análisis genético de las células individuales. Las células eran pequeñas y compactas, con una forma densa y espesa. En los puntos a lo largo de sus proyecciones, donde transmiten señales a otras células, llamadas botones axonales, tenían estructuras bulbosas inusualmente grandes, que inspiraron su nombre.

 Neurona rosa mosqueta

Neurona rosa mosqueta

Para clasificar con precisión estas células analizaron su expresión génica. Fue entonces cuando se dieron cuenta de que el conjunto de genes expresados  en estas neuronas inhibidoras no coincide con ninguna célula previamente identificada en investigaciones en el ratones, lo que sugiere que no tienen un análogo en el roedor que se usa a menudo como modelo para humanos, informaron los autores en Nature Neurociencia. El descubrimiento también plantea la cuestión de sí estas neuronas son clave para ciertas funciones del cerebro que nos separan de los ratones. Pero la función exacta de estas nuevas neuronas sigue siendo algo así como un misterio. Las neuronas de rosa mosqueta parecen formar solo del 10% al 15% de las neuronas inhibidoras en la primera capa de la corteza cerebral y es probable que sean incluso más escasas en otros lugares. La ubicación de sus puntos de contacto en otras neuronas sugiere que están en una posición poderosa para frenar otras señales entrantes y excitadoras, mediante las cuales los complejos circuitos de las neuronas se activan entre sí a través del cerebro. Los investigadores ahora planean estudiar cómo se organizan las neuronas de rosa mosqueta en estos circuitos más grandes y explorar si su disfunción podría desempeñar un papel en la enfermedad neuropsiquiátrica.