Encuentran el primer híbrido entre especies humanas

El análisis genético de un fragmento de hueso descubre un descendiente directo de dos grupos diferentes de humanos primitivos.
Se trataba de una mujer que murió hace más de 50.000 años, pero una pieza de uno de sus huesos, desenterrada en una cueva en el valle de Denísova de Rusia en 2012, puede hacerla famosa. Este ADN antiguo permaneció dentro del fragmento de 2 centímetros para revelar su ascendencia sorprendente: Era la descendencia directa de dos especies diferentes de humanos antiguos, pero ninguno de los dos era de nuestra especie. El análisis de su genoma, que podéis encontrar en Nature, indica que su madre era Neandertal y que su padre era Denísovano, grupo de humanos descubierto en la misma cueva de Siberia en 2011. Es la evidencia más directa de que los humanos antiguos se aparearon entre sí y tuvieron descendencia.

Según otros genomas ya se había llegado a la conclusión de que los denísovanos, los neandertales y los humanos modernos se cruzaron en la era glacial de Europa y Asia. Los genes de ambas especies humanas están presentes en muchas personas en la actualidad. Otros fósiles encontrados en la cueva de Siberia han demostrado que las tres especies vivieron allí en diferentes momentos.

"Ahora tenemos el hijo del amor de dos grupos diferentes de homínidos, que se encuentran donde se han encontrado miembros de ambos grupos. Son muchas las cosas que suceden en una cueva en el tiempo" Dice Johannes Krause, que estudia el ADN antiguo en el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena, Alemania.
 Fragmento óseo

Fragmento óseo

Las características del fragmento óseo sugieren que provienen de alguien que tendría al menos 13 años. Después de pulverizar pequeñas muestras, extraer ADN y secuenciarlo, descubrieron que su dueño era una mujer, y que su genoma coincidía con el de los denísovanos y los neandertales en aproximadamente la misma medida. Además, la proporción de genes en los que sus pares de cromosomas albergaban diferentes variantes, los denominados alelos heterocigotos, era cercana al 50% en todos los cromosomas, lo que sugiere que los cromosomas maternos y paternos provenían directamente de diferentes grupos. Y su ADN mitocondrial, que se hereda por vía materna, era uniformemente neandertal, por lo que los investigadores concluyeron que era un híbrido de primera generación de un hombre de Denísova y una mujer de Neandertal

Una mirada más cercana al genoma sugiere que su padre también tenía algunos ancestros de Neandertal, posiblemente varios cientos de generaciones atrás. Y los genes de Neandertal de la mujer son más cercanos a los de un Neandertal hallado en Croacia que los encontrados en los restos encontrados en la cueva de Siberia. Eso sugiere que distintos grupos de neandertales emigraron varias veces entre Europa occidental y Siberia.

Eso pone de relieve la pregunta de por qué los denísovanos y los neandertales seguían siendo grupos genéticamente distintos. "¿Por qué no se unen como una sola población si se juntan de vez en cuando?" Las barreras geográficas probablemente desempeñaron un papel clave pero los investigadores necesitan más fósiles con ADN antiguo, de múltiples sitios, para comprender el verdadero legado de estos acoplamientos prehistóricos.