¿Cual es el mayor riesgo de los viajes a la Luna y a Marte?

La Luna y Marte no son lugares hospitalarios para los humanos. Las temperaturas fluctúan entre un frío terrible hasta un calor hirviente; no hay atmósfera respirable, comida o agua potable; y estamos separados de estos destinos por el vacío peligroso del espacio.

Estas son algunas de las grandes de preocupación, sin duda. Pero el mayor riesgo para la salud de los exploradores extraterrestres podría ser algo muy muy pequeño... El polvo.

Como no tienen agua y han tenido miles de millones de años para que sus rocas se rompan, tanto la Luna como Marte están completamente llenos de polvo. Durante las misiones Apollo, los astronautas constantemente rastreaban este polvo extraterrestre de regreso a la nave después de su estadía en la superficie lunar; cuando los astronautas Pete Conrad y Alan Bean regresaron de un paseo lunar de ocho horas, el interior del módulo de aterrizaje del Apolo 12 estaba tan polvoriento que lo llamaron "una mina de carbón".

Varios exploradores lunares le dijeron a los doctores que el polvo lunar los hacía estornudar y tener los ojos llorosos. En un estudio reciente, descubrieron que podría ser mucho peor: el polvo lunar simulado causó la muerte celular y daño en el ADN en células humanas y de ratón en el laboratorio. Los investigadores no están seguros de por qué el polvo causó este daño, aunque especularon que podría tener algo que ver su forma.

Marte, mientras tanto, es famoso por sus tormentas de polvo (puedes recordar una sirvió sirvió como catalizador para la trama del libro y la película "El marciano"), que se sabe que cubren áreas del tamaño de los continentes de la Tierra e incluso , en ocasiones, todo el planeta.

Pero el problema con el polvo extraterrestre no es solo su abundancia. Es su tamaño: el polvo de la Luna y Marte es mucho, mucho más pequeño que el polvo que se encuentra en la Tierra, tan pequeño que amenaza con llegar a los pulmones de los astronautas (recuerda en parte a lo que experimentan los mineros). También es tan seco que vuela por todas partes a la menor perturbación (la falta de gravedad no ayuda mucho). Y esa sequedad también la carga electrostáticamente, lo que significa que se adhiere a todo ¡Perfecto!

 Eugene Cernan, astronauta del Apollo 17 cubierto de polvo lunar. Créditos:NASA

Eugene Cernan, astronauta del Apollo 17 cubierto de polvo lunar. Créditos:NASA

"Te das cuenta de que solo estuvieron allí un par de días y muchos de sus sistemas estaban a punto de fallar", Greg Gentry, un ingeniero de Boeing que trabajó en el soporte vital para la Estación Espacial Internacional, le dijo a Medium sobre Apollo 12. "Una gran razón fue el polvo ambiente."
La investigación sobre el polvo de Marte ha arrojado resultados similares. El estado de los exploradores de Marte después de las tormentas de polvo muestra que las cosas son pegajosas y penetrantes en el Planeta Rojo como en la Luna; el equipo para el planeta tendría que estar especialmente diseñado para mantenerse en movimiento incluso cuando el polvo se asiente sobre él. 

Los exploradores de Marte que investigan la geología del planeta también descubrieron que el polvo contiene percloratos, una sustancia química que podría dañar la tiroides, así como minerales como el yeso que se acumula en los pulmones. Los vehículos todo terreno también han encontrado rastros de metales pesados ún más peligrosos, como el cromo hexavalente que puede ser cancerígeno.

Entonces, ¿cómo enfrentarán los futuros astronautas? La buena noticia es que la tecnología ha avanzado mucho desde las misiones Apollo, y el tipo de sistemas de ionización y de filtración de alta tecnología que vemos en los laboratorios terrestres y salas limpias podría usarse en los hábitats de la Luna y Marte para mantenerlos limpios de polvo. Un documento de 2013 también sugirió que los futuros astronautas deberían tomar las mismas precauciones que los mineros de metales pesados uando lidien con el polvo de Marte, rociando sus trajes en una sala especializada para eliminarlos y controlando regularmente sus niveles sanguíneos para probar la exposición.

En el futuro lejano y distante, ya no tendremos que lidiar con polvo extraterrestre si podemos descubrir cómo terraformar, el proceso por el cual muchas personas esperan eventualmente hacer que Marte se parezca mucho más a la Tierra, aunque para mí y como dice Neil Degrasse Tyson "Si podemos terraformar Marte ¿Por qué no terraformar la Tierra?". La terraformación calentaría el planeta, espesaría la atmósfera marciana y permitiría que el agua líquida permaneciera en su superficie, lo que humedecería el polvo marciano y, con la ayuda de plantas y otros materiales orgánicos, ayudaría a transformarlo en un suelo espeso más parecido al que vemos aquí en la Tierra

Y si eso falla, probablemente podríamos simplemente invertir en un Roomba gigante para absorber todo ese polvo.