Cuando la ciencia y el arte se juntan para salvar los arrecifes de coral

Colleen Flanigan decidió un día cambiar su galería de arte por un entorno digamos que más natural y fluido. Se puso su traje de buceo y bajó unos 4 metros hasta llegar a Zoe-A, una escultura marina. 

¿Y que tiene eso que ver con la ciencia? Hemos venido hasta aquí para leer sobre ciencia...

Zoe-A Living Sea Sculpture no es una escultura cualquiera y es algo más de lo que parece a simple vista. Se trata de un estructura en forma helicoidal formada por barras soldadas y malla de acero bien ancladas al fondo marino. Pero también es algo más. Flanigan utiliza electricidad de bajo voltaje que pasa a través de esta estructura metálica, utilizando una tecnología llamada Biorock. Con esto Flanigan no pretende freír a los peces de la zona sino que mediante esa corriente eléctrica de bajo voltaje genera una zona de PH más alto que atrae minerales que se acumularán en esa estructura. Toda esta acumulación de minerales favorece la cementación del coral u otros organismos, con lo que estos podrían colonizar a Zoe. La idea, aunque todavía controvertida, es que la estructura de Biorock proporciona un sustrato mineral para que los corales crezcan y genera un campo eléctrico que mejora la capacidad del coral y otros organismos marinos para crecer más rápido.

En todo el mundo, los arrecifes de coral están amenazados por factores estresantes locales, como la sobrepesca y la contaminación, y los mundiales, como el calentamiento de las aguas y la acidificación de los océanos.

"La restauración requiere mucha mano de obra, y hacerlo artísticamente es aún más laborioso", dice la científica marina Nancy Knowlton del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian. "Pero vale la pena si mediante el proceso de hacer una declaración artística logras que más personas participen y participen".

Pero Flanigan no es la única. Uno de los más conocidos es Jason deCaires Taylor, que esculpe formas humanas en el cemento y las deposita en océano. Las obras se ven cubiertas por los corales, las esponjas y las algas, formando inquietantes composiciones que seguramente habréis visto en los medios. A los 6 meses de haber depositado la primera de sus obras en las Islas Canarias, la riqueza de especies locales alrededor de las esculturas aumentó considerablemente. Pero no solo en las profundidades del mar encontramos a estos artistas activistas. Las hermanas Margaret y Christine Wertheim del Instituto For Figuring en Los Ángeles comenzaron a coser su "Crochet Coral Reef" en 2005. 

 Sí esto es un arrecife de crochet

Sí esto es un arrecife de crochet

La tecnología de soporte del coral que utiliza Flanigan pertenece a Wolf Hilbertz que se asoció con el biogeoquímico y biólogo marino Thomas Goreau para adaptar la metodología para la conservación del coral. 

Flanigan construyó Zoe guiada por una maqueta de 1 pulgada que había soldado, ella y un equipo internacional de metalúrgicos y científicos, incluidos representantes del grupo Biorock, pasaron de diez horas a 12 horas construyendo la pieza. El resultado es a la vez el arte, el experimento de restauración y el activismo oceánico. Poco después de que Zoe se instalara en el lecho marino, Flanigan comenzó a unir fragmentos encontrados de coral roto, tomando decisiones artísticas sobre lo que mejor se veía en el lugar y luego permitiendo que el coral lo tomara desde allí.


Pero la inspiración artística puede no conducir al éxito de la conservación. Algunos científicos marinos cuestionan el potencial de restauración de Zoe; la tecnología subyacente no es ampliamente aceptada.

"No se han realizado estudios independientes y ninguna evidencia creíble ha demostrado que, de hecho, [la tecnología de Biorock] sea algo más que una forma de producir minerales artificiales a través de la electrólisis", dice el especialista en arrecifes de coral Mark Eakin de la Organización Nacional Oceánica y Atmosférica.

Señala que el mineral que precipita en las estructuras de Biorock no es el carbonato de calcio que los corales y otros organismos utilizan para construir los arrecifes, sino más bien un compuesto de carbonato de calcio e hidróxido de magnesio.

Pero Goreau, presidente de Global Coral Reef Alliance actualmente, que apoya la aplicación de la tecnología de Biorock, dice que su grupo maximiza el crecimiento del componente de carbonato de calcio. Y a medida que los corales crecen en las estructuras de Biorock, dice que la propia producción de carbonato de calcio de los corales supera rápidamente la cantidad de mineral producido por la electrólisis. En un informe publicado recientemente en el Journal of Marine Science and Engineering, Goreau describió cómo Biorock ayudó a apoyar el crecimiento de los corales y reparar rápidamente la erosión de las playas en las islas bajas de Indonesia.

Flanigan, por ejemplo, quiere investigar si el coral que crece en la estructura de Biorock es más o menos denso que el coral que crece de forma natural en las cercanías.

"Me encanta ver a los peces nadar de un lado a otro a través de él. Y mirando a la pequeña Agaricia ", dice. "El coral en sí es un escultor y un arquitecto".