Abejas robóticas para explorar Marte

Marte está bastante lejos y viajar allí es algo caro. Y el rover ahora mismo está allí sin hacer nada. Así que la NASA está buscando nuevas opciones para mapear el planeta rojo... Y aquí es donde entran en juego las abejas...

Explorar hábitats potenciales que están a decenas de millones de kilómetros de distancia con un rover de 3,893 kg es algo lento, difícil de manejar y muy muy caro. Pero un equipo de investigadores de la Universidad de Huntsville, Alabama, presentó una alternativa que, en papel, suena como un capítulo de Black Mirror: "Marsbees" que en español podríamos llamarlas Marteabejas o como me gustaría a mí, abejas marcianas.


A ver las Marsbees serían un enjambre de robots "de tamaño abejorro" que podrían cubrir una distancia mucho mayor (con mucho menos esfuerzo) que un rover. Pero eso no significaría  que el rover se quedara sin trabajo, sino que serviría como una estación de recarga y el principal centro de comunicaciones para las abejas.

Uno de los objetivos principales de las Marsbees sería tomar muestras de aire para detectar emisiones de metano (ya que la atmósfera marciana está compuesta principalmente de dióxido de carbono, la detección de otros gases como metano o monóxido de carbono es un signo potencial de vida). El rover Curiosity ya encontró previamente niveles de metano pero extremadamente bajos en la superficie de Marte, pero su presencia se atribuyó a patrones estacionales, no a procesos biológicos.

My Post (25).jpg

La idea era una de las 25 propuestas finalistas presentadas al programa Innovative Advanced Concepts de la NASA. Otras propuestas de la lista incluyen robots que cambian de forma y se enrollan en la superficie de Titán, y plataformas de globos que navegan por terrenos extremos.

"Nuestros resultados numéricos preliminares sugieren que un abejorro con alas de cigarra puede generar suficiente sustentación para flotar en la atmósfera marciana", escribe Chang-kwon Kang, profesor asistente de Ingeniería Mecánica y Aeroespacial de la Universidad de Alabama en Huntsville en un blog de la NASA. 

Las ventajas de tener un rover como Curiosity rodeado de estas abejas son muchas: un enjambre de robots con aleteo móvil sería mucho más flexible y resistente y por ejemplo que una abeja sea llevada por una tormenta de arena no supone un gran problema. Navegar por la superficie rocosa y montañosa también sería más fácil por el aire. Múltiples abejas también podrían formar una red de sensores, mejorando la precisión de sus hallazgos.

El equipo de Huntsville propone vincularse con un equipo japonés de investigadores para hacer que Marsbee sea una realidad, y dado el hecho de que el equipo japonés ya ha desarrollado un vehículo micro-aéreo de colibrí que es "uno de los pocos robots de este tipo en el mundo" que puede volar en la Tierra, "el enjambre podría ser una realidad antes de lo que pensamos".

Todo esto solo significa una cosa: más información sobre Marte...