Detienen a un traficante de drogas por una foto de su mano

La Policía del Reino Unido en el sur de Gales pudo identificar a un traficante de drogas a través de sus huellas dactilares en una foto del WhatsApp.

La foto de una mano con la palma hacia arriba que contenía pastillas de éxtasis, provenía del teléfono móvil de otra persona arrestada en Gales; en el Reino Unido la policía puede rebuscar en los contenidos del teléfono de una persona sin una orden si son arrestados. Aunque la foto no mostró todos los dedos de la persona, los que aparecían en la foto fueron suficientes para unir las huellas dactilares para que la policía comparara las huellas con las de un sospechoso potencial para una coincidencia positiva en su base de datos.

Las autoridades policiales de todo el país están enviando un aluvión de fotografías a la unidad de apoyo científico de la Policía de Gales del Sur para volver a analizar pistas para otros casos, informa la BBC.

Aunque este es el primer arresto de este tipo realizado en el Reino Unido, no es el primero en el mundo. La policía de Florida arrestó a un pedófilo en 2015 basándose en fotos claras de sus dedos en los vídeos que vendió, al igual que las autoridades australianas en un caso similar en marzo de 2018.

Y aunque es increíble el hecho de que las fuerzas de seguridad puedan identificar a los delincuentes a través de la tecnología, estos arrestos también se refieren a las implicaciones en materia de seguridad por culpa de las fotos en alta resolución que provienen de las cámaras que constantemente tenemos en los bolsillos. A saber: que puede obtener datos biométricos de ellos.

My Post (29).jpg

Como se ha demostrado en muchos modelos de teléfonos inteligentes, ya es posible "hackear" los escáneres de huellas digitales haciendo una "copia" del dedo, incluso con algo tan simple como la plastilina. No es un gran salto imaginativo pensar que alguien podría deslizar las huellas dactilares de una foto y presionarlas en un molde similar. De hecho, la típica foto haciendo el símbolo de la paz con los dedos que te sacas el fin de semana podría ser un riesgo de seguridad, como demostraron los investigadores japoneses el año pasado. Lo mismo puede decirse de los nuevos sistemas de reconocimiento facial, que se podían engañar usando máscaras. 

Por lo tanto, probablemente no es sorprendente que muchas empresas tecnológicas prueben diferentes interacciones de estos datos biométricos a medida que los usuarios inician sesión en sus dispositivos. Una técnica, asegurarse de que un dedo esté "vivo" probando el pulso o la presencia de transpiración. Otras opciones varían desde escanear tu ritmo cardíaco o vincular datos biométricos en una autentificación de múltiples factores.

Pero seamos sinceros: la seguridad es el juego de gato y el ratón. Si eres una persona común, es un buen recordatorio de que ninguna forma de seguridad es infalible; si eres un criminal, quizás recuerdes no compartir fotos de las partes identificables de tu cuerpo cuando estés haciendo cosas ilegales.