¿Podemos los humanos concebir en el espacio?

La NASA envió esperma a la ISS para averiguar si seriamos capaces de concebir en el espacio. Más concretamente quieren entender el comportamiento de los espermatozoides en el espacio.

La semana pasada, junto con suministros y experimentos, la NASA envió un par de muestras de esperma al ISS a bordo de un cohete Falcon 9.

Puede parecer un uso tonto de los recursos, pero la NASA está tratando de responder a una pregunta que nos ha estado rondando desde que nos dimos cuenta de que los humanos podrían vivir en el espacio. ¿Podemos reproducirnos en microgravedad?
En la Mission Micro-11, como se ha llamado, los astronautas a bordo del ISS probarán si las muestras de semen humano y toro (que actúa como control de calidad) pueden moverse con la suficiente libertad y rapidez para fusionarse con un óvulo dentro del Microgravity Science Glovebox de la estación. Los astronautas de la ISS también grabarán vídeos de los experimentos y enviarán las imágenes a la Tierra para su análisis.

 Preparación del esperma para el lanzamiento. Image Credit: NASA

Preparación del esperma para el lanzamiento. Image Credit: NASA

Los experimentos son importantes porque hay evidencia anteriores de que la falta de gravedad podría afectar el funcionamiento de los espermatozoides. Mientras que los espermatozoides podrían moverse más libremente en microgravedad, el mayor desafío podría ser lograr que los espermatozoides se fusionen con el óvulo. "Las demoras o los problemas en esta etapa podrían evitar que la fertilización ocurra en el espacio", según el sitio web de la NASA.

No es la primera vez que se estudia el esperma en el espacio. En 2017, la NASA descubrió que los espermatozoides de ratón congelados sobrevivieron a un viaje de 9 meses a la ISS y pudieron producir ratones sanos en la Tierra. Los científicos también demostraron que los invertebrados acuáticos pudieron reproducirse con éxito en el espacio en 1998: los caracoles y las pulgas de agua pudieron continuar ciclos de vida dentro de un tanque lleno de agua durante un viaje de cuatro meses a bordo de la Estación Espacial Mir.

Incluso una vez que comprendamos cómo funcionan los espermatozoides en el espacio, todavía habrá preguntas. ¿Qué hay de las complejidades de tener sexo en el espacio? ¿Pueden los humanos sobrevivir dando a luz en microgravedad? ¿Cómo vamos a superar la cantidad masiva de niveles de radiación? ¿La falta de gravedad afectará el desarrollo temprano de los niños?

La ciencia ha sentado las bases, y la NASA finalmente descubrirá si tendremos una oportunidad como viajeros a largo plazo en el espacio exterior. Pero tomémoslo con calma.