El Alien que era muy humano: la momia Ata

Ata es para los fans de los aliens es el Santo Grial ufológico. Se trata de un esqueleto de unos 15 cm de largo, como un feto de unos 19 semanas, que fue descubierto en 2003 dentro de una bolsa de cuero en un pueblo chileno cerca del desierto de Atacama (de ahí su nombre), y claro viendo su aspecto los rumores comenzaron a surgir en cuanto al origen de Ata.

La momia presentaba una cabeza cónica y grandes cuencas oculares que parecían sacadas de una película de ciencia ficción. A pesar de su pequeño tamaño la madurez de sus huesos se correspondían con las de un niño de unos 6 años. También tenía unos dientes duros y solo 10 pares de costillas, mientras que los humanos tenemos 12.

Esta momia acabó en la colección privada de un empresario español que en 2012 le dio permiso a Steve Greer, médico y fundador del Centro para el Estudio de la Inteligencia Extraterrestre (CSETI), para analizarla. Greer, a su vez, le dio a Garry Nolan, inmunólogo de la Universidad de Stanford, muestras de médula ósea de Ata y otro material genético.

En 2013 publicaron sus resultados desvaneciendo todas las esperanzas de los cazadores de aliens. Ata era completamente humana "No hay dudas al respecto", le dijo a Science Magazine

Hace unos días, Nolan y su equipo publicaron una nueva investigación sobre la momia chilena en la revista Genome Research. En él, los investigadores proporcionan una explicación de la apariencia extraterrestre de Ata: siete mutaciones genéticas diferentes.

"Una vez que entendimos que era humano, el siguiente paso fue entender cómo algo podría llegar a verse así", le dijo Nolan a National Geographic.

Pero  Chile no está de acuerdo. El siguiente paso debería haber sido regresar a Ata a su país de origen.

My Post (21).jpg

Científicos chilenos y funcionarios del gobierno están protestando por este estudio pero no por sus conclusiones sino por el trato a la momia ya que se trata del cuerpo de una niña chilena momificada.

Una vez que Nolan publicó sus hallazgos en 2013, Ata ya no era un "eso" sino una "ella", y como tal, la pequeña momia debería haber recibido todas las protecciones dadas a los restos de cualquier otro ser humano.

El 25 de marzo, Cristina Dorado, bióloga de la Universidad de Antofagasta de Chile, publicó un comentario en Etilmercurio citando una serie de cuestiones legales y éticas sobre el último trabajo de Nolan. Escribió que, si bien el estudio tenía un valor científico, no tuvo en cuenta las implicaciones legales y éticas del estudio de un cuerpo humano.

Dorado pidió a Genome Research que retractara el artículo, pero eso no parece probable.  Aún así, como señala Dorado, esto dista mucho de ser el primer ejemplo del "saqueo y venta de cuerpos momificados". Genome Research podría no retractarse del artículo sobre Ata, pero tal vez la controversia que rodea a el estudio hará que otros científicos paren antes de seguir adelante con investigaciones sobre restos humanos.