A dos minutos del Apocalipsis

Puede que suene a titular de Clikbait pero os voy a explicar el por qué. El Boletín de Científicos Atómicos, tiene un reloj para determinar el fin del mundo (que representa la media noche) y lo ha avanzado a dos minutos de la media noche.

"Bulletin of the Atomic Scientists"

Este boletín involucra a líderes científicos, legisladores y público interesado en los temas de armas nucleares y desarme, cambio climático y tecnologías emergentes. Hacen una labor de divulgación a través de la revista Doomsday Clock, sitio web de acceso público. Llevan más de 70 años, el Boletín ha salvado la brecha tecnológica entre la investigación científica, la política exterior y el compromiso público. Fue fundado en 1945 por científicos del Proyecto Manhattan que "no podían permanecer ajenos a las consecuencias de su trabajo". 

La única que vez que el reloj estuvo tan cerca del apocalipsis fue en 1953 durante la Guerra Fría, después de qué Estados Unidos y la Unión Soviética probaran sus armas nucleares. La decisión de este año de acercar las agujas del reloj a la medianoche se debe a las crecientes amenazas nucleares y peligros climáticos desenfrenados, dijo Rachel Bronson, presidenta y directora ejecutiva del Boletín, en una conferencia de prensa en Washington DC el 25 de enero.

Citaba las tensiones en el mar del sur de China por las operaciones navales de los EE. UU., La relación tensa entre Pakistán e India, los enredos militares entre Estados Unidos y Rusia y la temeridad en la retórica nuclear de ciertos líderes mundiales. El avance del reloj también se debe a la preocupación de que las armas de destrucción masiva puedan ser utilizadas "intencionalmente o por error de cálculo", según la junta directiva del Boletín, que incluye 15 premios Nobel.

Doomsday Clock_1485454179882_54047384_ver1.0_640_480.jpg

Corea del Norte aceleró sus pruebas de misiles nucleares y balísticos el año pasado, desafiando las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Y las declaraciones "provocadoras" del presidente estadounidense Donald Trump y del líder norcoreano Kim Jong-Un han hecho que el riesgo nuclear sea "mayor de lo necesario", dijo Robert Rosner, astrofísico de la Universidad de Chicago en Illinois y presidente del Boletín de Ciencia y Seguridad. 

El cambio climático también está contribuyendo a la progresión del planeta hacia la catástrofe. El año pasado las temperaturas récord en todo el mundo, los devastadores incendios forestales en Estados Unidos y aquí en Galicia -probablemente exacerbados por la sequía- y el adelgazamiento de las capas de hielo indican que la humanidad no puede frenar las emisiones de gases de efecto invernadero, dijo Sivan Kartha, investigador del clima en el Instituto Ambiental de Estocolmo.

Pero a pesar de la retirada del gobierno de EE. UU. Del acuerdo climático de París 2015, el directorio del Boletín se alegró de ver a otros países reafirmar su compromiso de abordar el cambio climático. "Si los líderes mundiales respetan la ciencia y toman decisiones racionales, hay espacio para la esperanza", dijo Kartha.

Los riesgos cibernéticos son otro desafío para un mundo cada vez más conocedor de la tecnología. El abuso de la tecnología de la información ha promovido "una pérdida de confianza en las instituciones políticas, los medios, la ciencia y los hechos", dijo Lawrence Krauss, físico teórico de la Universidad Estatal de Arizona en Tempe. La comunidad internacional necesita desarrollar herramientas para combatir noticias falsas, así como mecanismos para controlar armas cibernéticas, como un sistema de computadora que pueda tomar decisiones sin supervisión humana, dijo.

Pero hay esperanza. El Doomsday Clock se ha restablecido 23 veces desde su creación en 1947. En 1991, al final de la Guerra Fría, la junta del Boletín empujó las manecillas del reloj a 17 minutos hasta la medianoche.

Es por eso que los miembros de la junta recomendaron una serie de acciones que podrían ayudar al mundo a alejarse de la destrucción. Incluyeron el cese de las pruebas de misiles de Corea del Norte, un acuerdo sobre el acuerdo nuclear de Irán y un aumento de los esfuerzos mundiales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

El Boletín también hizo un llamado a Trump para que evite la retórica provocadora con respecto a Corea del Norte, e invitó a ciudadanos estadounidenses a exigir medidas climáticas de parte de su gobierno. "La gente necesita tomar la iniciativa", dijo Squassoni: el futuro está en sus manos.

Fuentes: Nature    The Bulletin of the Atomic Scientists