La resistencia bacteriana ha llegado a la estación espacial

De la resistencia bacteriana y sus consecuencias ya os hemos hablado en algún post. Estamos llegando a unos números realmente preocupantes que podrían llevarnos a una época en la que los antibióticos no funcionen. Y para colmo, se han observado estas resistencias bacterianas en la Estación espacial internacional… Hasta el espacio hemos llegado, y existe un 79 por ciento de probabilidad de que algunas de las cepas puedan infectar a los humanos.

Un estudio sobre las bacterias a bordo de la Estación Espacial Internacional reveló cinco cepas diferentes de Enterobacter, un tipo de bacteria cuya característica principal es su capacidad para sobrevivir a nuestros antibióticos más fuertes… ¡Ejem, ejem! Parece que alguien no se lavó las manos después de usar el baño espacial…

Cuando los científicos analizaron la composición genética de las cepas resistentes a los antibióticos, según una investigación publicada el viernes en la revista BMC Microbiology, estimaron una probabilidad del 79 por ciento de que la bacteria pudiera infectar a los humanos.

Las muestras de bacterias se recolectaron para su estudio en 2015. La falta de infecciones por Enterobacter significa que estas cepas no son inmediatamente peligrosas.

Pero si algún día se vuelven peligrosas, las opciones de tratamiento serán limitadas, especialmente si ese día llega antes de que los médicos desarrollen nuevos tipos de antibióticos para prevenir la crisis inminente de nuevos bichejos que pueden soportar nuestros antibióticos de último recurso.

bacterias-del-ácido-láctico.jpg

La razón por la que algunos expertos no están seguros de cuánta amenaza representan estas bacterias es que no entendemos completamente cómo operan las bacterias en el espacio, donde hay menos gravedad y más radiación residual. En caso de que comiencen a infectar a los astronautas, la EEI puede verse plagada de casos de infecciones respiratorias bajas e infecciones del tracto urinario, entre otras afecciones causadas por Enterobacter.

Enterobacter es conocido por complicar las estancias en el hospital. Las personas con otras afecciones que debilitan su sistema inmunológico son más susceptibles a una infección por Enterobacter, que es muy difícil de tratar (y eliminar por completo en los hospitales) debido a la resistencia de las bacterias.

Mientras que los astronautas estén seguros, los médicos deberán desarrollar un plan de juego para asegurarse de que sigan estando así, especialmente cuando se enfrentan a bacterias oportunistas que ya son lo suficientemente difíciles de tratar en pacientes terrestres.