Científicas en la sombra: Valentina Tereshkova

Si antes de leer este post y su título os pregunto ¿Quien fue la primera mujer cosmonauta de la historia? ¿Sabríais la respuesta? ¿No? Pues no os preocupéis que para eso estamos los narcolépticos... Para convertiros en auténticos Másters del Trivial. 

Es más, no fue solo la primera mujer cosmonauta, ¡¡sino la primera civil en orbitar!! Antes de subir al espacio, Valentina trabajaba en una fábrica textil en su pueblo Bolshoye Máslennikovo. Comenzó sus estudios sobre 1945 pero se vio obligada a dejarlos, los retomaría realizando cursos por correspondencia. Pero Valentina tenía un hobby que sería crucial para su reclutamiento como cosmonauta... Le encantaba el paracaidismo. 

Después del vuelo de Yuri Gagarín en 1961, los soviéticos decidieron mandar una misión espacial en la que se incluyeran a mujeres. Así, en febrero de 1962, Tereshkova fue seleccionada para unirse al cuerpo femenino de cosmonautas. De las más de cuatrocientas candidatas, cinco fueron seleccionadas cumpliendo los requerimientos que consistían en ser paracaidistas menor de 30 años de edad, medir menos de 1.70 metros de altura y pesar menos de 70 kg de peso.

Una vez seleccionada pasó por un entrenamiento intensivo que duró varios meses, que consistía en vuelos de ingravidez, pruebas de aislamiento y, por supuesto, ingeniería de cohetes. 

upload.jpg

Al principio se pretendía que Tereshkova viajara primero en el vuelo Vostok 5 mientras que Ponomaryova, otra de las seleccionadas, la seguiría en órbita en el Vostok 6. Este plan se cambió en 1963 y el vuelo Vostok 5 llevaría a un cosmonauta masculino, Valeri Bykovski realizando la misión en conjunto con una cosmonauta a bordo del Vostok 6 en junio de 1963. Tereshkova pilotaría Vostok 6.

A pesar de experimentar naúseas y mareos en el vuelo Tereshkova orbitó la Tierra 48 veces y estuvo casi tres días en el espacio. Con un solo vuelo, registró más tiempo de vuelo que la suma de todos los tiempos de todos los astronautas estadounidenses que habían volado antes de esa fecha. También mantuvo un registro de vuelo y tomó fotografías del horizonte, que serían utilizadas para identificar las capas de aerosol de la atmósfera.

A pesar de haber pasado el corte junto con otras 4 cosmonautas y de existir el proyecto de mandar a más mujeres al espacio, el segundo vuelo espacial femenino no ocurrió hasta 19 años después

Al finalizar la misión espacial, Valentina acabo sus estudios en Ingeniería y desempeñó una gran actividad política dentro del partido comunista y continuo una vez cayó la Unión Soviética... A día de hoy es gran amiga de Vladimir Putin y se le considera una heroína en Rusia, en los juegos Olímpicos de Invierno del 2014 fue portadora de la antorcha olímpica