Drogalépticos: Ash vs Evil Dead

Ash vs Evil Dead es una serie de televisión estadounidense de comedia de terror, desarrollada por Sam Raimi, Ivan Raimi y Tom Spezialy para Starz Network. Está situada en el universo de Evil Dead.

Pues en uno de los capítulos de ésta serie de la que soy fan (si os habéis leído mi post de Halloween sabréis que el gore y la sangre son lo mío) Ash y uno de sus colegas deciden hacer su cóctel favorito: el Pink Fuck o en castellano Follada Rosa. Este cóctel lleva vodka, licor de fresa, un chorro de granadina, medio vaso de limonada, naranja, nuez moscada y el ingrediente secreto.... ketamina y esta es nuestra droga del mes!!!

Se le conoce con el nombre de Special K, polvo K, Kat (gato) o Kit Kat por eso de tomarte un respiro... La ketamina es una droga alucinógena o también llamada disociativas Como casi todas, por no decir todas, las drogas de abuso, la primera idea con la que se sintetizó era para su uso en clínica tanto en humanos como en animales.

2tLHM7A.png

Su uso principal y de manera legal es como anestésico, produce una anestesia disociativa, es decir, no tienes porqué perder la consciencia sino que se produce una ruptura entre el ambiente y tú capacidad para percibir estímulos. Al generar esa ruptura con la realidad puede provocar alucinaciones y es por ello por lo que se usa como droga recreativa. Para su venta ilegal en ocasiones se combina con otras drogas como por ejemplo; cocaína, combinación conocida como "CK" (Calvin Klein) para esnifarlo; con metanfetaminas (cristal meth); MDMA y efedrina. 

Sus efectos secundarios los podemos clasificar en su acción a corto y largo plazo. A corto plazo produce sedación obviamente, depresión respiratoria, nausea, taquicardia e hipertensión. A largo plazo problemas de memoria, depresión, ansiedad, adicción.

Para finalizar comentaros que el psquiatra Karl Jansen ha intentado emular experiencias cercanas a la muerte (ECM) mediante la administración de ketamina en un ambiente controlado. Su uso es interesante en este tipo de experimentos por su capacidad de desconexión de la realidad y de provocar alucinaciones lograndolo mejor y más fácilmente que con el LSD. Generalmente estas experiencias son tan autenticas que los pacientes no pueden diferenciar si abandonaron sus cuerpos realmente.